Iglesia agradeció la misión del apostolado del 1%

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 septiembre, 2014

La misión que cumplen los visitadores de la Pastoral del 1% es un gran regalo para la Iglesia, por su dimensión espiritual y su esforzado trabajo en terreno.

Con palabras de profundo agradecimiento, Monseñor Fernando Chomali, se reunió con más de 240 visitadores y visitadoras de esta pastoral, en casa Betania, para celebrar el día consagrado a ellos, con la Eucaristía y posteriormente, compartir un almuerzo.

La Eucaristía fue concelebrada por varios párrocos y el asesor de la Pastoral del 1%, diácono permanente, Víctor Sánchez.

“La verdad es que las personas que visitan a los contribuyentes del 1% hacen una labor extraordinaria,  porque muchas veces son un nexo importante con la Iglesia. Incluso, terminan siendo verdaderos amigos y amigas. Es también  un signo importante, porque la Iglesia la componemos todos y todos somos corresponsable de ella. La Iglesia es una comunidad en que nos hacemos cargo de las personas, en la oración, la vida espiritual, pero también tenemos que hacernos cargo materialmente de ella. Por eso, agradecer con una misa con ellos y compartir un almuerzo, es un gran regalo que se nos ofrece para estrechar lazos entre todos”, afirmó Monseñor.

Dijo que los visitadores y visitadoras son misioneros y personas comprometidas en su vida espiritual, en su vida de fe. “Ir casa  en casa es una misión fundamental que ha traído frutos y, por lo tanto,  tenemos que agradecerles. Somos una Iglesia agradecida y yo como obispo quiero agradecer por su sacrificio que han hecho por tanto tiempo y que quieren seguir haciéndolo”, añadió.

Testimonios

Ramón Painamil, de la parroquia Todos los Santos de Talcahuano, lleva alrededor de seis años, en esta Pastoral y junto a otros cinco visitadores, acuden a más de 50 hogares. “No es fácil muchas veces hacer ver que este compromiso es de todos los católicos para sostener la Iglesia, pero motivados por nuestro párroco hacemos el esfuerzo. Yo fui llamado para ser visitador y lo asumí con alegría”, señaló.

Hector Puentes, de la parroquia de Penco, lleva alrededor de 20 años en esta misión. “En un comienzo participé en el consejo económico y ahora estoy en esta Pastoral.En la parroquia Hay doce personas que cubren toda la comuna de Penco, quienes visitan alrededor de  500 erogantes. Hemos notado un leve aumento de erogantes y nuestro desafío es llegar a mil”, planteó.

Susana Cid, de la parroquia Jesús de Nazaret de Hualpén, lleva diez años. Estuvo de receso y volvió hace dos años. “Es una misión muy bonita,porque no sólo conoce a otras personas, sino que también me ayuda mucho en mi crecimiento personal. Hay muchas personas que están solas y nos esperan con alegría cuando visitamos su hogar”, manifestó, precisando que acude a 20 hogares. Dijo que en su parroquia son cuatro visitadoras que atienden a  150 familias.Maria Teresa, de la misma parroquia, lleva más de 20 años, y confesó estar muy contenta y jamás ha sufrido cansancio.

Lidia Sanzana, de la parroquia Familia de Nazaret, en Lagunillas, Coronel, lleva 16 años y cada día siente que el Señor la anima a seguir. “El Señor nos llama trabajar y yo creo que de esta manera le puede servir con alegría, porque a las personas les llevamos su mensaje y su apoyo”, concluyó esta visitadora que atiende  hoy 46 hogares y llegó a atender 60.

 

Más Iglesia Arquidiocesana