Iglesia de Concepción apoya proceso escolar de niños, niñas y adolescentes vulnerables

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 7 julio, 2014

Ya se iniciaron oficialmente los proyectos de Reinserción y Retención Escolar, ejecutados por la Fundación Social Novo Millennio perteneciente a la Vicaría de Pastoral Social de la Iglesia de Concepción.

Las iniciativas apoyan a ciento treinta niños niñas y adolescentes vulnerables que por distintos motivos han abandonado el sistema educacional formal. La ceremonia de lanzamiento se realizó en el salón del Museo de Historia Natural de Concepción, y contó con la presencia de autoridades encabezadas por el seremi de educación de la octava región, Sergio Camus, y la secretaria ejecutiva de la Fundación Social Novo Millennio, Gabriela Gutiérrez. Además, asistieron familiares de los jóvenes, profesionales de la institución ejecutora y de los programas de Sename a los que ellos pertenecen.

El Seremi de Educación, Sergio Camus, destacó la importancia de ambos proyectos. “Es una tarea primordial para el Ministerio de Educación que todos nuestros jóvenes puedan concluir a cabalidad su escolaridad garantizando el proceso de 12 años de enseñanza que nuestra legislación establece. Es una tarea que el Ministerio ha impulsado con fuerza desde el 2005, estableciendo fondos tanto para la retención como para la reinserción escolar, y precisamente la fundación social Novo Millennio junto con otras fundaciones en la octava región desarrollan esta labor, permitiendo que aproximadamente 300 jóvenes con situaciones de vida difíciles, bastante extremas, puedan mantener su vinculación con el mundo educativo, o reinsertarse también en ellos logrando su no deserción”.

El proyecto de Retención busca contribuir a la permanencia en el sistema formal educativo de niños, niñas y adolescentes que se encuentran en riesgo de deserción escolar, mientras que el de Reinserción apunta a disminuir el desfase escolar y retomar la senda de la educación formal.

Gabriela Gutiérrez, secretaria ejecutiva de la Fundación Social Novo Millennio, hizo hincapié en lo que significa asumir este desafío. “La verdad es que hoy día renovamos nuestro compromiso como fundación, como Vicaría de Pastoral Social, de seguir acompañando a los niños, niñas y adolescentes. Es una misión relevante para nosotros toda vez que la educación es un derecho clave que deben ejercer los niños y sus familias, y por supuesto la Iglesia Católica pone los medios para que efectivamente adquieran este derecho y así contribuyan a que sus vidas se proyecten de mejor manera”.

Uno de los momentos más especiales de la ceremonia fue la lectura y posterior firma del acta de compromiso por parte de las niñas, niños y jóvenes, quienes manifestaron de esta forma su firme propósito de asistir a cada una de las clases y finalizar el proceso que iniciaron hace poco más de un mes.

Jordan Muñoz y Luis Tiznado fueron dos de los jóvenes que comentaron cuál era su principal motivación. Jordan indicó que su sueño es ser mecánico automotriz, y que “lo hago por mi hermano mayor que me está esperando en el cielo, por él me entusiasmé porque él no terminó así es que ahora yo voy por él. Mi hermano me entusiasma”. Por su parte Luis indicó que las clases le ayudan en todo lo que aún no sabe. “Me gusta estudiar, siempre voy a clases y soy el primero. Quiero aprender y ser alguien en la vida, quiero ser ingeniero”.

Otra de las autoridades presentes fue don Héctor Aguilera, coordinador regional de educación de adultos. Él relevó el rol desempeñado por la Fundación Novo Millennio, señalando que “desde el año 2005 cuando partió este programa de reinserción educativa, han estado participando con la presentación de proyectos. El trabajo que ha sostenido la Fundación Novo Millennio ha permitido que estos jóvenes puedan ir año a año nivelando estudios, y en algunos casos se integren al sistema tradicional de educación”.

Una de las instituciones colaboradoras es el Servicio Nacional de Menores, Sename, con cuya alianza ha sido posible llevar a cabo los talleres pedagógicos e implementar las salas de clases, entre otras medidas. María Teresa Torres Mora, supervisora técnica de Sename región del Bio – Bio, mencionó que “creo que brindar esta posibilidad a los niños no es un regalo sino una obligación, y pese a los esfuerzos seguimos en deuda. Se trata de una infancia y una adolescencia que ha sido sumamente golpeada por la vida y ha carecido de posibilidades y por lo tanto tenemos que resarcir de algún modo esto con educación y oportunidades”.

Con la ejecución de estos proyectos la Iglesia de Concepción, a través de la Fundación Social Novo Millennio, reafirma su compromiso con la infancia y adolescencia vulnerada en sus derechos, y busca alcanzar en los niños, niñas y jóvenes la estatura más alta de la dignidad humana.

Larry Henríquez Bravo – Periodista / Unidad de Comunicaciones, Vicaría de Pastoral Social

Más Iglesia Arquidiocesana