Iglesia de Concepción apoya reinserción social de personas que estuvieron privadas de libertad

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 23 octubre, 2013

La Fundación Social Novo Millennio, perteneciente a la Vicaría de Pastoral Social del Arzobispado de la Santísima Concepción, finalizó el Proyecto de Intervención Sociocupacional Postpenitenciaria desarrollado entre abril y octubre, con poco más de treinta personas.

La iniciativa consistió en la habilitación laboral y desarrollo de personas en conflictos con la justicia, vinculadas al Patronato Local de Reos de Concepción. Implicó la creación de un proyecto de vida, exploración, fortalecimiento sociocupacional, competencias, habilidades y redes personales e institucionales. Fue ejecutado gracias al financiamiento del Gobierno Regional del Bio – Bio en vinculación con la red penitenciaria y de otros servicios públicos y privados de la provincia de Concepción.

La ceremonia de cierre se efectuó el pasado jueves 17 de octubre. En dicha ocasión se presentó un video que dio cuenta del trabajo realizado, y se compartieron los testimonios de algunos participantes. Uno de ellos fue Patricio Hernández, quien actualmente se desempeña como maestro panadero durante la noche (oficio que aprendió en la unidad penal El Manzano), y en el día trabaja ocasionalmente en tareas de maestro mueblista y electricista (estudió en el liceo técnico profesional Caupolicán). Él cuenta que aprendió mucho, porque dice “nunca había pelado una papa ni trabajado un día a nadie”. “La mayoría de nosotros desconocíamos las leyes laborales, la resolución de conflictos en la pega, nos dieron herramientas para enfrentarnos a un mundo nuevo con más facilidad”. “Siempre he pensado que aquí nos entrenan para que no se note de dónde venimos, y fue todo muy didáctico y ameno, todas las charlas muy claras, no quedaron dudas en el aire porque siempre los profes se preocuparon, uno termina motivado porque te das cuenta que hay alguien que está preocupado de ti, de que no te sea tan difícil incorporarte al mundo laboral”.

Patricio prosigue y señala con fuerza que “uno es el que toma las decisiones en la vida, y después de haber pasado años preso no hay mucho que decidir. O dejas de hacer lo malo y te pones a trabajar o vuelves a donde saliste. Lo que me motivó fue más que nada mi persona, mi individualidad. Perdí mi familia estando de la unidad penal, entonces para vivir una vida en que pasen señalándote con el dedo mejor no, ser una persona normal, trabajar, ser una persona honesta. Fue una motivación personal, querer ser diferente al resto de las cifras de reincidencia que hay en todas las unidades penales”.

El proyecto consideró la realización de diferentes talleres, de “Habilidades Sociales”, “Capacidad Emprendedora”, “Derechos y Deberes Laborales” y “Nuevas Tecnologías”. Todos ellos buscaron potenciar habilidades y enseñar algunos conceptos cuyo dominio posibilita una mayor y mejor relación con el mundo del trabajo.

El Vicario de Pastoral Social, Pbro. José Cartes, participó de la clausura del proyecto y explicó por qué la Iglesia está presente en esta realidad. “Lo que quiere hacer la Iglesia siempre es estirar su mano, la mano de Jesucristo, para levantar al caído. Por eso es que busca cambiar la vida, en especial de quienes piden apoyo para poder cambiar, construir y dar un vuelco a su existencia”. “La Iglesia a través de la Fundación Social Novo Millennio quiere ayudarles para que se den cuenta que debemos prepararnos para enfrentar la vida. Ustedes lamentablemente no tuvieron el apoyo suficiente, pero lo importante es que ahora han encontrado a alguien que les ha tendido la mano, dándoles herramientas para relacionarse con la sociedad, que a veces es tremendamente agresiva con las personas que han tenido alguna dificultad”.

Cada una de las personas del proyecto recibió un certificado que acreditó su participación, más un estímulo que reconoció alguna habilidad específica como la motivación por aprender, la participación, liderazgo o vinculación con redes.

Larry Henríquez Bravo – Periodista / Unidad de Comunicaciones, Vicaría de Pastoral Social

Más Iglesia Arquidiocesana