Iglesia de Concepción discierne sobre los nuevos desafíos pastorales

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 diciembre, 2019

Una jornada anual de análisis y evaluación desarrolló la Vicaría de Pastoral de la Iglesia de Concepción, con miembros de las distintas áreas y estamentos pastorales, en que se abordaron temas y desafíos, frente a los tiempos de cambios que se viven en la sociedad. En esta oportunidad, asistieron miembros del Equipo  de laicos de Acompañamiento Pastoral.

El vicario de Pastoral, padre Mauricio Aguayo, señaló que la jornada es “un desafío permanente y se trata de entrar en este  proceso de discernimiento que tiene distintas etapas y  distintas acciones”.

La jornada se desarrolló en dos etapas. La primera, el lunes 2, en la mañana, y el martes 3, en el mismo horario. Dijo que en esta oportunidad,  más allá de los instrumentos que ha establecido la Conferencia Episcopal de Chile (CECH) en el proceso de discernimiento que se realiza a nivel de todas las diócesis del país, para todas las comunidades, “la Vicaria de Pastoral de la Iglesia de Concepción necesita también caminos específicos, para discernir sobre la responsabilidad   que tenemos de animar la pastoral de la diócesis.  Este  esfuerzo de estos dos días, ha querido  hacerse  cargo de ese desafío permanente y ha sido una jornada bastante intensa”.

Valoró el clima de análisis y diálogo que se dio en la jornada, donde los participantes hicieron aportes e ideas mirando los nuevos desafíos de la Iglesia, sin dejar de lado, la crisis social que vive la sociedad chilena. “Las personas tienen mucho interés en aportar, porque las cosas se puedan hacer bien, mejorarse  y  vivir con espíritu realmente cristiano  y con sentido de iglesia. Es lo que uno percibe y todos  lo aprovechan y algunos tienen más herramientas para  hacer algunos  aportes y otros desde su propia experiencia  van ayudando  a comprender una multiplicidad  de elementos  y factores importantes. Pero se ve un gran aporte de  todos y esperamos que todo siga así”, añadió, sin descartar que este proceso profundice el trabajo iniciado, el año próximo.

Al inicio de la jornada, se plantearon temas como la vida en iglesia, los acontecimientos que marcan la vida eclesial, los vínculos perdidos y las distancias y la invitación a una “nueva comunión”, las nuevas actitudes (discernimiento, involucramiento de las comunidades y un itinerario pastoral). Se trabajó sobre planteamientos como lo pastoralmente realizado en los últimos tres años y la respuesta a las necesidades de la sociedad, lo que se dejó de hacer , pero además,  cómo responder a los nuevos desafíos.

Más Iglesia Arquidiocesana