Iglesia de Concepción presta servicio en diversos albergues de invierno

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 2 julio, 2016

Con una celebración litúrgica en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en San Vicente, Talcahuano, se inició el Plan de Invierno, que atiende a personas en situación de calle, en distintos albergues. Asistió a esta acción el seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Quilodrán.

El Arzobispado de Concepción ejecuta un plan de atención a personas en situación de calle, en ocho albergues, a través de la fundación Novo Millennio y con financiamiento del Ministerio de Desarrollo Social.

 Monseñor Fernando Chomali, quien presidió la liturgia, dijo que “es bueno lo que hace la Iglesia e invito a conocer todo lo que realiza en beneficio de los más necesitados”. Precisó que muchos seguramente no conocen esta acción social, porque “cada vez se observa mucha indiferencia. El Papa Francisco habla de la globalización de la indiferencia. Hay personas que pasan frío y no tiene para  comer y pareciera que estamos embriagados con el desarrollo meramente económico. Y estamos también dolidos al ver personas con tanto dinero y que se pasean por los tribunales de justicia. Y hemos olvidado a los pobres. En este escenario, hay personas que estamos batallando, porque creemos que lo que nos salva y nos revive es poder hacer algo por alguien,  sabiendo que no nos va a devolver nada material, pero si, nos dará mucho amor”.

 Añadió que hay muchas personas indigentes que sufren mucho, pero tienen buen corazón. “Tratamos de reivindicarlos en su dignidad. Por eso, la Iglesia no hace obras de caridad, sino que hacemos obras de justicia; se les está dando lo que se les ha quitado. Creo que el primer paso de la misericordia es la justicia, es decir, darle lo mínimo que puede tener una persona”. En este sentido, agradeció al voluntariado y al Ministerio de Desarrollo Social por la alianza que permite la atención a numerosas personas.

 Juan Eduardo Quilodrán reconoció el servicio y el trabajo de la Iglesia. “Agradezco a Dios poder trabajar en estas problemáticas; agradezco a la Iglesia de poder trabajar como ejecutores de albergues en Talcahuano y Coronel. Y no sólo en este tema, sino en otras problemáticas como los migrantes, por ejemplo”, afirmó.

 El objetivo del programa es ofrecer a las personas que se encuentran en situación de calle, un conjunto de prestaciones en invierno, como alojamiento, útiles de aseo, alimentación, vinculación a redes de atención, según necesidades que presenten, a fin de proteger la vida.

 La Iglesia asume este servicio, como parte de la misión social, y para ello hay un equipo técnico y el apoyo de voluntariado en cada uno de los dispositivos, en coordinación con la SEREMI de DS.

 El Plan Invierno considera la atención en los albergues san Vicente, con atención las 24 horas, para 20 participantes, albergue Gaete, parroquia Cristo Salvador, para 20 participantes; Coronel, parroquia Sagrado Corazón de Jesús, para 15 participantes; albergue Los Álamos, para 14 participantes;  Ruta calle Talcahuano, Hualpén, para 40 participantes; Ruta calle Lota, para 20 participantes; sobre cupo Lota, para 10 participantes y sobre cupo Curanilahue, para 10 participantes.

 

Más Iglesia Arquidiocesana