Iglesia de Concepción reconoció servicio de la Vida Consagrada

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 16 agosto, 2016

En la capilla del monasterio de Las Trinitarias, en Penco, se celebró la eucaristía, en el contexto de la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María y el día de la Vida Consagrada.

La celebración fue presidida por monseñor Fernando Chomali, quien señaló en su alegría, porque poco antes había participado con los diáconos permanentes y sus esposas, en una celebración en el santuario san Sebastián, en Yumbel. “Y hoy estamos con los consagradas y consagrados, por lo que quiero agradecer la presencia de muchos carismas que Dios nos regala, el carisma no sólo de estar acompañando a los pobres; el carisma de estar compartiendo con los alumnos que se forman, día a día,  en los colegios; el carisma de preocuparse de los ancianos que no saben dónde estar; el carisma que acompaña a los sacerdotes en momentos de enfermedad; el carisma del apostolado, el carisma del acompañamiento de la comunidad parroquial”.

Monseñor expresó que “es impresionante que,  donde hay vida religiosa, todo es distinto. Si voy a un colegio, me doy cuenta de inmediato que hay una religiosa, ese carisma extraordinario de entregar la vida al servicio sin pedir nada a cambio” y agregó que “Dios quiera que ojalá que los jóvenes conozcan el carisma de la vida consagrada, porque conociéndola van a entusiasmarse”.

Entregó, un especial reconocimiento a religiosas y religiosos del extranjero y que sirven en la Arquidiócesis. “Quisiera hacer un reconocimiento especial a las religiosas y religiosas que vienen fuera de Chile, lo que significa dejar literalmente a la familia, su idioma, su idiosincrasia, sus costumbres y enfrentar una aventura absolutamente nueva. Agradecer de corazón el esfuerzo que hacen y agradecer en nombre del Señor y que, aquí, no sólo sientan la acogida, sino se sientan queridas. Porque para nosotros, el concepto de la tolerancia es un concepto pobre, sino que estamos llamados a querernos, acompañándonos mutuamente”.

En el programa de celebración del día de la Vida Consagrada estuvo CONFERRE, que en la diócesis preside la religiosa, Hna. Sonia Erices Gavilán, de la congregación de las hermanas de la Doctrina Cristiana. Ella comentó que este año la celebración ha sido muy significativa. “En CONFERRE nos propusimos ir reflexionando  en torno al Año de la Misericordia y sobre las orientaciones que nos entrega la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR). Este año, el lema es Salgamos aprisa al encuentro de la vida.  Hemos ido reflexionando  las diferentes situaciones  y donde la vida ha sido  y es amenazada, donde estamos presente, allí”.

Manifestó la presencia de las religiosas y religiosas es muy diversos ámbitos. “Estamos en  las parroquias, en los colegios, en fin, en diversos lugares vamos expresando esta opción de vida, de acompañar la vida. Son múltiples los carismas  que están presentes.  Cada congregación tiene su carisma muy marcado, siempre está presente en la educación, en la pastoral, en general”, precisó.

Reconoció que las vocaciones están muy escasas. “El llamado es a reflexionar ¿qué testimonio estamos dando; si estamos entregando esperanza, alegría, estamos acogiendo a los jóvenes? ¿Dónde están puestos los intereses de los jóvenes? ¿Va por allí el llamado de atención y reflexión, para replantearnos en el trabajo con los jóvenes, para motivarlos?”.

Las religiosas de Las Trinitarias agasajaron a los asistentes con un desayuno y posteriormente, celebraron un almuerzo fraterno en casa Betania.

Más Iglesia Arquidiocesana