Iglesia de Concepción reflexionó sobre actual crisis con experta capitalina

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 23 agosto, 2018

Un itinerario que contempló un encuentro con alumnos de colegios de Iglesia, una reunión con instancias del Arzobispado y una charla en el Aula Magna, cumplió la psicóloga clínica de la Universidad de Chile, Caroline Sinclair, en Concepción, en que abordó la problemática del abuso no sólo sexual, sino de poder y conciencia, al interior de la Iglesia, en Chile.

La profesional señaló que “el abuso sexual es un sufrimiento enorme. Es tan importante como el, sufrimiento y daño del abuso mismo, es el sufrimiento que genera el secreto del abuso, tener que guardarlo en silencio, el sentirse descalificado por la comunidad. Esa es la gran responsabilidad que tenemos. Cuando una sociedad, una comunidad, una familia o una Iglesia acogen el sufrimiento de las víctimas, les cree, los apoya y los ayuda a salir del silencio es como que la mitad del problema está resuelto”.

Recalcó que “esa es la gran responsabilidad de nosotros, porque la reparación tiene una dimensión social que es tarea de todos; es devolverle a las víctimas el derecho a la palabra y que esta palabra sea escuchada, que se reflexione críticamente y se trabaje para que los abusos se puedan prevenir y bajar, para que haya una verdadera justicia y un hacerse cargo de las personas que han cometido estos temas. Eso disminuye significativamente el monto del sufrimiento del abuso original y dadas las condiciones para poder superarlo. Sólo es posible cuando se rompe el silencio, cuando se es acogido por parte de la comunidad inmediata y la comunidad más remota”.

Con los alumnos de colegios de las fundaciones educacionales de la Iglesia, en casa Betania, la psicóloga abordó específicamente el tema del “buen trato”, como valiosa herramienta para mejorar las relaciones interpersonales y grupales.

En la charla, que se realizó en el Aula Magna, organizada por la Pastoral con Niños, la coordinadora, Morín Contreras agradeció la presencia de los agentes pastorales convocados y dio lectura a una nota enviada por monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción. “Felicito el trabajo de la Pastoral con Niños, porque anunciar el evangelio es el mejor servicio que le pueden prestar a la Iglesia, dado que ellos (niños) representan lo que será la Iglesia del mañana. Además, agradecerles las múltiples iniciativas que han emprendido en el último tiempo, que por cierto darán  muchos frutos. Cuenten con mi apoyo  y sigan con mayor amor misionero en esta tarea”, parte del mensaje, quien valoró la jornada y consideró relevante la temática, porque “contribuirá a terminar con los abusos y poder  promover lugares de convivencia sana y alegre”.

Posteriormente, el Pbro. Víctor Álvarez, vicario de la Pastoral de Juventud, expresó un saludo especial, ya que la Pastoral con Niños está bajo el alero de la Vicaría de Juventud. “Como sacerdote me toca acompañar en diferente lugares  y he visto especialmente a los laicos, un compromiso mayor en este camino que vamos recorriendo por la corresponsabilidad y, desde ahí, como el Papa Francisco no ha insistido y nos ha pedido con mucha claridad, de pasar a estos ambientes sanos y seguros, a la cultura  del cuidado y la protección, que va más allá, como sabemos, poder desterrar en la Iglesia, no sólo los abusos sexuales, sino también de  poder y de conciencia”.

Reconoció la importancia de generar espacios de diálogos y recordó un proyecto de Iglesia abierta con los jóvenes, “donde queremos acoger a todos los jóvenes que migran, por razones de estudio, a Concepción, apoyando y como también, en este tiempo de Iglesia, nos permite mirarnos y colocar a Jesucristo en el centro, y desde ahí abordando la misión que el Señor nos ha encomendado. Si bien este tiempo es remediar esta crisis, pero no olvidando que el foco de la misión está afuera, en el mundo  e iluminado por Jesucristo, que no nos deja solos, seguimos  caminando todos juntos como pueblo de Dios”.

Más Iglesia Arquidiocesana