Iglesia de Concepción valoró el servicio de los sacerdotes y párrocos

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 4 agosto, 2016

Con actividades en el Seminario Metropolitano, la Iglesia de Concepción celebró el día del párroco, resaltando la figura del patrono san Juan María Vianney y reconoció el servicio pastoral de todos los sacerdotes.

Los párrocos que llegaron al Seminario compartieron con los seminaristas y posteriormente,  asistieron a la eucaristía que presidió monseñor Fernando Chomali y concluyeron compartiendo un almuerzo, en los comedores.

En su homilía, Monseñor Chomali agradeció el esfuerzo del Departamento del Clero y del Seminario para preparar la celebración y acoger con cariño a todos los sacerdotes venidos de distintos lugares de la Arquidiócesis.

En ese mismo sentido,  agradeció “el trabajo que cada uno de ustedes realiza en las parroquias, en los colegios, en las universidades, en el Hogar de  Cristo, en el Seminario y en tantos otros lugares donde estamos presentes”.

Monseñor expresó estar “muy consciente de las grandes dificultades que enfrentamos hoy. En  las parroquias debieran haber 4 o más sacerdotes y  poder llegar a todas las capillas. Sé también que debiéramos estar mucho más presente en los colegios,  no sólo católicos, sino también en los colegios laicos,  en los hospitales, en que nos piden nuestra presencia, en la cárcel y en tantos lugares donde  tenemos posibilidad de llegar, pero somos pocos. Es muy grande el esfuerzo que hace cada uno, para hacerlo mejor y  de acuerdo al querer de Dios”.

Por otra parte, dijo estar contento, por lo hermosos días que ha vivido la Iglesia universal. “He seguido de cerca la visita del Papa Francisco a Polonia. No cualquier persona junta a un millón 600 mil personas de todas partes del mundo; pero no sólo cualquier persona, sino también muy iluminado por el espíritu y con una gran convicción decirle a los jóvenes lo que Francisco les dijo”.

“La verdad es que cuando uno lee esas homilías y los consejos, uno se siente interpelado, personalmente.  Qué valentía más grande decirle a los jóvenes que se levanten de los sofás,  que no tengan una vida cómoda, que apaguen el TV, que dejen una huella en el mundo, que se comprometan en la vida, que se la tomen en serio, y que sean agentes y protagonistas de cambio”, recordó.

Monseñor  recalcó que las palabras del Papa son de gran profundidad. “El  Papa realmente quiere re encantarnos con el Año de la Misericordia, con el servicio desinteresado a los más necesitados; re encantarnos en nuestro amor primero, originario, cuando  entramos al seminario; re encantarnos con la vida pastoral, con las personas, con el trabajo silencioso y anónimo que  realizamos con tanta gente que anda buscando a Dios y que ven en nosotros un representante de Él. ¡Qué gran responsabilidad tiene cada uno de nosotros!”.

En otro aspecto, Monseñor recordó la figura de san Juan María Vianney y parte de su biografía, que realmente conmueve. Comentó que pese a las dificultades a que se enfrentó, se le reconoce por la gran caridad pastoral. “El servicio pastoral a los que más necesitan con urgencia, con valor, con carácter, con  fuerza, con virilidad, sin dejarse apabullar por las  dificultades y volverse a levantar. La pastoral operante”.

Destacó que otra de las características de Juan María Vianney fue ser un sacerdote que amó profundamente, perdonando, entregando su vida por los demás,  viviendo una vida muy austera.

Finalmente, en su mensaje a los sacerdotes y párrocos, Monseñor  manifestó que “que viendo este nuevo aire que nos trae el Espíritu Santo y el magisterio del Papa Francisco, que sorprende cada día más, con el  testimonio de nuestro patrono, emprendamos cada uno de nosotros, el camino de la misericordia y de la fraternidad”. 

Más Iglesia Arquidiocesana