II Encuentro nacional profundizó el fortalecimiento entre teología y pastoral

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 agosto, 2012

Con ánimo y mucho entusiasmo concluyó el II Encuentro Teológico-pastoral Nacional, que se realizó en Concepción, durante los días 23, 24 y 25 de agosto, con la presencia de representantes de 16 diócesis del país.

Al término de la jornada, monseñor Ignacio Ducasse, Obispo de Valdivia y Secretario General de la Conferencia Episcopal de Chile (CECH), dijo estar muy provecho. “Creo que cada vez hay más conciencia de la unión y la relación que se tiene que dar entre teólogos, que trabajan más  en la academia y personas que están trabajando más en la vida práctica  en la Iglesia, como catequistas, profesores de religión. Creo que ese diálogo se ha idodando;  se va avanzando en él ; se ven muchas perspectivas futuras para hacer realmente una renovación en nuestra pastoral, a partir dela  comunión de todos los agentes y de la interacción de todas las funciones que intervienen en la misión de la Iglesia.

Monseñor descartó que exista una Pastoral debilitada. “Desde el Concilio, a los 50 años, uno refresca muchas cosas  en Aparecida. Particularmente, nos van recordando que si bien es cierto las funciones son muy necesarias y se realizan con bastante competencia y pericia, pero yo creo que nos ha faltado unir un poco más y redescubrir que en la interconexión de todas ellas, hay una mayor riqueza y mayor fortaleza para el trabajo”, afirmó.

Agregó estar satisfecho, porque en la evaluación preliminar del encuentro, “recibimos, en las primeras impresiones,que la gente se va muy contenta; se ha ido avanzando desde el año pasado hasta ahora yse van muy motivados para trabajar y contagiar esto en sus respectivas diócesis.Como organizador del encuentro, me voy muy contento, creo que se ha producido un espíritu muy fraterno por parte de los expositores de mucha conciencia del trabajo  y la iluminación que ellos nos pueden dar como teología y, al mismo tiempo, los que están en el área pastoral, por decirlo de alguna manera, descubren también que los teólogos son discípulos y como tales tenemos que caminar detrás del Maestro, que es el Señor”.

Para el Dr. Juan Carlos Inostroza, Director del Instituto de Teología de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), “el encuentro alcanzó  los objetivos que se pretendían, que se habían propuesto por la CECH y que era el diálogo entre quienes desarrollan la Teología en institutos y universidades y los agentes pastorales con sus experiencias, de manera de nutrirse mutuamente, en torno a los temas  principales que hemos abordado y que han sido y que son los temas que acompañan el caminar de la Iglesia , en Chile, en este año, la Misión Joven, la Misión Continental, el Año de la Fe y todo bajo la perspectiva de recepción del acontecimiento y documento de Aparecida”.

Manifestó que la idea es precisamente que haya “un encuentro dialogante que contribuya a una mejor teología, más pertinente, más cercana al caminar a la vida de la Iglesia y, al mismo tiempo, una pastoral que discierna con criterios también teológicos, profundos, en su actuar y no sólo sea una pastoral de actividades, sino que ciertamente se inserte en el gran proyecto de una Iglesia misionera, y discípula de Jesucristo  y que contribuya a que todos los toman contacto  con la Iglesia, con los cristianos, encuentren a Jesús”.

El profesor del Instituto de Teología de la UCSC,  Dr. Arturo Bravo Retamal, comentó que “en primer lugar hubo un intercambio enriquecedor entre teólogos y agentes pastorales que era el sentido central del encuentro,   teniendo en cuenta, de acuerdo a lo que se expuso,  un punto muy importante y que es que la fe hay que tomarla no como algo adquirido, como una posesión, sino como una respuesta constante que tenemos que dar día a día al Señor. Desde esa perspectiva significa que nosotros estamos  constantemente en proceso de conversión y en proceso de revisión de nuestra fidelidad de lo que el Señor nos pide. Además, también poder motivarnos a un encuentro siempre constante y renovado con el Señor, en su palabra y en ls distintas instancias, verlo en los signos de los tiempos son muy importantes ver cómo Dios está actuando en el mundo de hoy”.

Añadió que “me parece que hay que poner énfasis en ambos aspectos, es decir, poner más énfasis en la interrelación teológico-pastoral, darse cuenta que la pastoral necesita de la teología y sobre todo para nosotros los teólogos, darnos cuenta que la finalidad de nuestro estudio y reflexión  tiene que ser el servicio pastoral”.

El docente del Instituto de Teología de la UCSC, Dr. MerinoBeas, comentó que “justamente creo que lo que hay que romper  es que son dos cosas diferentes. No hay dicotomía, porque eso le ha hecho muy mal a la Iglesia, porque cuando el acento está puesto en el Bautismo y en la fe, todo discípulo es teólogo y todo teólogo es discípulo. Desde ese punto, esto ha hecho mucho mal. Entonces, algunos creen que Teología es estudiar y pastoral no es estudiar. No, todos somos discípulos y contemplamos el misterio y lo anunciamos con alegría, con la vida y con el testimonio. Entonces, ceo que el acento está puesto ahí, en el discipulado, en el Bautismo y en una fe que contemple el misterio y que lo entrega con alegría y con testimonio de vida”.

Subrayó que el Encuentro reforzó esa visión. “Yo creo que esa sería la gran síntesis, una síntesis que siempre hay que renovarla, vivirla, ver nuevos matices, pero creo que eso es lo que está detrás de todo espíritu que se ha vivido en este encuentro y que seguramente también n el   que va a seguir buscando nuevos matices y nuevos aspectos de que hay que iluminar, pero sin duda el centralismo de la fe, del discipulado y, por lo mismo, del Bautismo. Creo que ahí está la clave”, pecisó.

Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, en su homilía en la Eucaristía de cierre del Encuentro, enfatizó que “no habrá evangelización si no hay un profundo testimonio cristiano. Creo que es  tema recurrente la disociación que hay entre la fe y la vida y creo que el Señor nos exige, cada vez más, una coherencia en nuestra manera de vivir, de pensar, de relacionarnos con los demás (…) Este problema no es nuevo. Ya el mismo Señor Jesús nos advertía que no seamos como los fariseos, que decimos cosas válidas, pero no las vivimos”.

Monseñor agradeció a las personas que organizaron el encuentro. “Soy testigo de los días de desvelos y muy agradecido también de las personas que han venido de tantas partes para alimentarse en esta reflexión teológica pastoral para servir mejor”, añadió.

Rafael Silva, secretario ejecutivo de la Misión Continental, valoró el Encuentro, señalando que “la pastoral existe y tiene un sentido profundo en la Iglesia y necesita de la reflexión teológica, porque ésta le da profundidad, belleza, sentido a la acción pastoral. La acción pastoral, por otra parte, es la posibilidad de hacer concreta y de llevar a la vida, toda la reflexión teológica”.

Concluyó que “ha sido un tiempo de discernimiento que vivimos como Iglesia; ha sidoun tiempo de reflexión profunda para ver cómo amamos y cómo somos capaces de estar cerca de la gente; cómo podemos vivir estos nuevos tiempos de Misión Joven, Año de la Fe, Nueva  Evangelización con mayor plenitud. Ha sido un tiempo de comunión, de participación impactante, porque desde 16 diócesis del país con una gran riqueza y un gran contenido. Creo que nos vamos felices y dispuestos a seguir sirviendo al Señor desde donde estemos”.

Finalmente, el Vicario de la Pastoral de la Arquidiócesis de Concepción, Pbro. Mauricio Aguayo, sostuvo que “los principios de la pastoral siempre se tienen que tomar desde la palabra de Dios, desde la revelación divina, desde lo cual, obviamente, la teología es servidora. Esta es una buena comunión que tiene que darse entre la reflexión del misterio de Dios y la acción que realizamos en nuestra actividad concreta en las parroquias y en las comunidades. Es lo que va a permitir que efectivamente hagamos lo que Dios quiere, que es la pregunta de fondo: qué es lo que el Señor quiere de nosotros, particularmente, en este contexto  de Misión  Continental, y en la Misión Joven  y del Año de la Fe que estamos por comenzar”.

Estimó que la Pastoral está fuerte. “Lo que no está enganchado, justamente, es la relación, porque no siempre lo que hacemos produce el  fruto que esperamos. Ese esfuerzo es que, aquí, en este encuentro, hemos tratado de trabajar para proyectar. Obviamente, es un camino que estamos realizando y la CECH está en un segundo año y esperamos que se siga fortaleciendo para el año que viene, en el tercer encuentro que será en Valparaíso”.

Más Iglesia Arquidiocesana