III Congreso de Juventud Parroquial dejó profundo aprendizaje

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 12 septiembre, 2019

Alrededor de 150 jóvenes pertenecientes a las parroquias de los siete decanatos de nuestra arquidiócesis, celebraron con mucho entusiasmo el III Congreso de Pastoral de Juventud Parroquial bajo el lema: “Joven, tú eres el ahora de Dios”.

Esta actividad se realizó desde el viernes 6 al domingo 8 de septiembre, en el Colegio Inmaculada Concepción de Talcahuano. Fueron los propios jóvenes de parroquia que, con apoyo de la Vicaría de Pastoral de Juventud, organizaron este importante encuentro, en el cual tuvieron el espacio de compartir, reflexionar y dialogar con respecto a las temáticas que inquietan a los jóvenes, la Iglesia y sociedad.

El viernes 8, fue una tarde de presentación del Congreso y un espacio de escucha, en que los participantes manifestaron sus opiniones respecto a lo que cada uno esperaba, los anhelos que traía y actividades en torno a jóvenes  santos que  se atrevieran a ser el “ahora de Dios”. La jornada terminó con una oración.

El sábado 9, fue más intenso, iniciándose  con el rezo de laudes, para continuar con una actividad donde se motivó a conocernos como tierra sagrada  donde Cristo pone su semilla. Después del almuerzo, se realizaron distintos talleres como  métodos de oración, afectividad y sexualidad, acompañamiento y buen trato, expresión corporal, técnicas de integración  y manejo óptimo  de redes sociales y plataformas digitales. En la tarde,  se realizó  una Adoración Eucarística, para terminar el día con un compartir fraterno.

El domingo 10, el programa comenzó con el rezo del rosario, para luego desarrollar una actividad  en torno al camino sinodal,  momento que fue acompañado por nuestro arzobispo, monseñor Fernando Chomali, quien en un diálogo abierto y libre, los jóvenes manifestaron consultas e inquietudes,  y que el pastor  respondió todo. A continuación, los participantes redactaron ideas  concretas  para llevar a cabo en sus comunidades.

La actividad culminó con la celebración de la Eucaristía, donde los jóvenes pudieron ofrecer un corazón agradecido y esperanzado por todo lo vivido. Hoy, la tarea de los asistentes es llevar todo lo vivido y aprendido a sus parroquias y comunidades. Cabe destacar que esta actividad estuvo marcada por un espíritu  de cuidado de la “casa común”, donde no hubo impresos (cancioneros ni hojas de oración), sino que se usaron los medios digitales.

Más Iglesia Arquidiocesana