Inaugurada muestra de pintura y escultura “María, Madre de la Misericordia”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 15 noviembre, 2016

Con numerosa presencia de personas y muy valorada fue la inauguración de la muestra plástica “María, Madre de la Misericordia”, en la sala de exposiciones del Arzobispado de Concepción, que unió a dos jóvenes artistas en la pintura y escultura, en torno a imágenes de la Santísima Virgen, en sus distintas advocaciones.

Ximena Crovetto, perito agrícola de profesión y Rodrigo Contreras, un joven profesor de artes visuales, se unieron bajo el mismo signo: María y decidieron mostrar su talento artístico, en el Mes de María y al término del Año de la Misericordia.

Ambos coinciden que mediante el arte se puede evangelizar y con la Virgen se puede hacer un camino seguro hacia Dios.

En la ceremonia de apertura estuvieron monseñor Fernando Chomali, el rector de la UCSC, Christian Schmitz Vaccaro; el diputado Iván Norambuena y numeroso público que resaltó la calidad de las obras.

Rodrigo Contreras  comentó que desde pequeño ha estado cercano a la vida parroquial. ”He participado en diversas actividades y he sido catequista de niños y jóvenes; siempre he tenido bastante cercanía con lo artístico y lo religioso. Para mí es un disfrute y de manera profunda ponerlo al servicio de Dios. Sé que lo que hago sirve para la catequesis; lo que hago en arte de alguna manera también evangeliza. Estoy convencido que lo que estoy haciendo tiene sus frutos  y de paso la Virgen nos lleva a Jesús”, expresó.

En tanto, Ximena Crovetto  manifestó con su marido, ingresó hace 20 años,  al Movimiento de Schoenstatt. “Fue mi acercamiento más maduro a la fe y ahí conocí a la Virgen y sentir que ella es mi madre en el cielo y que  tirándole la falda yo podía llegar a Dios. Encontré el camino más seguro que tenía” y agregó que hace tiempo comenzó a coleccionar advocaciones de la virgen. “Me  di cuenta que algunas no las podía tener y me dije querer es poder, por qué no las hago yo misma”.

Buscó la técnica del papel maché, que es muy empleada en México. “Tomé un tutorial y empezó error – ensayo hasta que las cosas salieran bien”, precisó, añadiendo que por algunas circunstancias fue confeccionando las distintas imágenes. “Por ejemplo, el año pasado se registró el atentado en Paris y dije que tenía que hacer la Virgen de la Paz”.

Para Ximena esta exposición ha sido una muestra de amor y “he querido mi arte a disposición del Arzobispado y de la comunidad, para que ojalá lleguen más católicos a sentirse identificados y hagan un camino de mayor santidad, que es lo que necesitamos todos nosotros, hoy día”.

Más Iglesia Arquidiocesana