Instituto de Humanidades de Concepción inició Misión en Ñipas

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 6 enero, 2016

Ochenta y cinco alumnos de séptimo básico a cuarto medio y, además, veinte adultos, entre apoderados y profesoras, conforman el equipo de misiones de verano que el Instituto de Humanidades de Concepción realiza en siete comunidades rurales de la parroquia Dulce Nombre de María, en Ñipas.

Los misioneros partieron el lunes 4 de enero, luego del envío en la capilla del colegio, ocasión en que recibieron el saludo del rector, Gerardo Quiroz.

 Según Pía Ignacia Corral García, alumna de cuarto medio, coordinadora del grupo JIX y de la misión, “los alumnos se dividen en siete comunidades, una para cada sector, y cada una tiene cuatro jefes: el jefe de comunidad que es responsable de la logística, es decir, de la relación con la comunidad eclesial de base y su animadora, conversando con ellos y estando al tanto; el jefe de liturgia, que mantiene la espiritualidad en el grupo, recordando siempre por qué vamos, que es en Cristo y qué es lo importante, tocando un tema cada noche como por ejemplo la coherencia del cristiano, la fe, el trabajo social; el jefe de servicio que está encargado de racionar las comidas, distribuir las labores de casa y cocina, además de ser el responsable del botiquín de primeros auxilios. Por último el jefe de coro que se encarga de todo lo que es misa, selecciona a quienes le acompañan, ambienta los temas que preparamos”.

 En los primeros días, el grupo de misioneros busca afiatarse en el lugar y conocer la comunidad, tras lo cual se evalúa cómo se puede ayudar. Se hacen catastros y se atienden necesidades específicas, por ejemplo de personas cuyos problemas de salud les impiden reparar sus viviendas. También se realizan actividades con niños, que son obras de teatro en base a lecturas, dibujar la familia y jugar, y al término de la misión se expone un tema que responde a lo detectado durante las dos semanas de permanencia en el lugar.

 Una jornada de misión comienza con el desayuno a las 08:00 horas, para realizar la oración de envío a las 09:00, con la lectura del día y una reflexión. Ésta es la lectura que se lee en todas las casas durante la misión de la mañana. Luego viene el almuerzo, y posteriormente se puede misionar de nuevo, según lo que decida la comunidad, o bien se reza el rosario o hace alguna actividad con niños. Después de la once se reúnen todos los misioneros para compartir el trabajo del día, y en el caso de los jefes se evalúa la jornada, viendo qué faltó o qué más se puede hacer.

 Las misiones del Instituto de Humanidades de Concepción se extenderán hasta el 16 de enero, en las comunidades de Manzanal, Ránquil, Orillas de Itata, San Ignacio Nueva Aldea, Lomas Coloradas y Carrizales.

 Larry Henríquez Bravo, Periodista, Vicaría para la Educación y Fundaciones Educacionales.

 

Más Iglesia Arquidiocesana