Intendente Regional y Arzobispo despidieron a jóvenes de Concepción que peregrinan a JMJ

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 15 julio, 2013

Animados por las palabras del intendente de la región del Bío Bío, Víctor Lobos del Fierro y la bendición de monseñor Fernando Chomali, cerca de doscientos jóvenes de la zona de Concepción, fueron enviados a peregrinar al encuentro con el Papa Francisco, en Brasil, en la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a desarrollarse entre el 22 y 28 de julio.

La autoridad regional llegó, este domingo, junto a su esposa Patricia hasta las dependencias del Arzobispado de Concepción donde un grupo de 50 jóvenes,representando a los 380 en total  que peregrinan, lo saludaron y acogieron su breve mensaje de despedida.  Estaban, además, monseñor Fernando Chomali y el vicario de la Pastoral Juvenil, Pbro. Pablo Leiva.

El Intendente expresó a los jóvenes que van a un encuentro espiritual donde lo central son los valores cristianos. “Necesitamos hoy día  mucho el mensaje del Papa y su palabra, que es permanente, que no está contaminada, sino que son valores permanentes. Y creo que para el Papa será tremendamente satisfactorio ver a tantos jóvenes, que lo va a llenar de alegría, lo cual significa que la Iglesia está viva y que tiene futuro. ¡Qué les vaya muy bien! ¡Cuídense! Brasil es un gran país. Vean al Papa y gocen cada minuto de esta experiencia desde que salgan hasta que regresen”.

Monseñor Chomali dio las gracias por la presencia del Intendente Lobos. “Quisiera decirle que detrás de cada uno de estos jóvenes hay mucho esfuerzo. No se imagina la cantidad de bingos y la cantidad de cosas que han hecho para poder costearse su propio viaje, en un espíritu de alegría. Van con ellos siete sacerdotes de la diócesis que los van a acompañar en un espíritu de oración y sobre todo de información para poder servir a la patria y servir a la Iglesia y construir un mundo de paz y fraternidad, en que estamos todos empeñados”, manifestó.

El Arzobispo indicó a la autoridad presente que “este encuentro es muy importante para los jóvenes, porque son de esta zona; se sienten penquistas; aman la región profundamente y sus palabras como Intendente los obliga mucho más en todas sus responsabilidades  en este tiempo maravilloso, pues van a convivir con personas de todo el mundo. Agradecemos el esfuerzo de estar acá y a nosotros, como adultos, esto nos llena de esperanza para pensar en un país más próspero fundado en valores cristianos que son perennes”.

En la ocasión, el vicario de la pastoral Juvenil, Padre Pablo, valoró también la presencia de la autoridad regional y confió en que al regreso los jóvenes puedan relatarle su experiencia. “Así como pasó con los discípulos, que fueron enviados por Jesús y después de la misión volvieron a contar todas las maravillas que el espíritu de Dios había hecho a través de ellos. Lo vamos a invitar para que después, estos jóvenes cuenten lo vivido y lo que fue este encuentro”.

Posteriormente, las autoridades participaron con los jóvenes participaron, en la Misa de Envío, que se celebró en la Catedral, acción que presidió monseñor Chomali.De la zona viajarán jóvenes, de colegios, movimientos apostólicos, parroquias y universidades.

En su homilía, Monseñor Chomali, dirigiéndose a numerosos padres presentes en la Eucaristía, les expresó: “quisiera decirle a los padres muy de corazón que ustedes representan a todos los padres de estos 600 jóvenes de la región, 380 de ellos son de la zona de Concepción y más de 3.000 jóvenes de todo Chile, que sus hijos son una maravilla. Son una maravilla porque a pesar de que se les ha instalado en el living de su casa y en el teléfono,horas de violencia,horas de vida fácil, de pornografía, a pesar de todo es, que les ofrecen los medios a sus hijos, ellos se han quedado con lo mejor, se han quedado con la perla preciosa, se han quedado con Jesucristo”.

Añadió que “es evidente que ustedes tienen una gran responsabilidad en que sus hijos sean lo que son hoy, que con gran esfuerzo van a ir a juntarse con más de dos o tres millones de jóvenes que van a decir que Jesucristo es el Señor; que vale pena creer, que vale la pena amar. Quisiera contarles que estos jóvenes han hecho un esfuerzo inmenso. De hecho, uno de los jóvenes le comentaba al señor Intendente que había trabajado “caleta”, vendiendo helados, vendiendo agua mineral en las parroquias… Eso es una maravilla, porque son jóvenes que además  de tener fe, creen en el esfuerzo y en el trabajo y eso da mucha esperanza para el futuro de nuestro país”.

Monseñor reflexionó sobre algunos aspectos de la encíclica del Papa Francisco Lumen fidei y que recomendó leer. “Nosotros como Iglesia de Concepción estamos comprometidos de acompañar a los jóvenes en las parroquias, en los movimientos, en los colegios y en las universidades para que conozcan a Cristo. No pierdan nunca la alegría”. Les dijo a los jóvenes, recordando al Padre Hurtado y señalando que Jesucristo murió dando su vida por nosotros y que Dios quiere que tengamos vida en abundancia y que se manifieste en la alegría de vivir. “No tenemos  derecho a vivir sin esperanza; no tenemos derecho a vivir si un proyecto de vida superior como nos pide hoy día. Los jóvenes aspiran a tener una vida grande y una vida grande de un cristiano  es mirar y vivir con los ojos de Cristo.La fe no es un refugio para la gente pusilánime, sino que la fe ensancha la vida. La fe no es una droga, la fe  es una luz maravillosa que nos permite ver la realidad con mayor profundidad. Ustedes han de adentrarse en todos los ámbitos de la sociedad (social, político, eclesial, empresarial).No están llamados a perder el tiempo. Ustedes son jóvenes y tienen que hacer una opción radical y sólo eso les dará una auténtica felicidad que el hombre busca”.

 

Finalmente, los instó a sentirse llamados por Dios. “Les deseo un feliz viaje y una feliz peregrinación”, comprometiéndose a hacer oración por ellos, confiado que todos regresarán bajo la protección del Señor y la Santísima Virgen.

Más Iglesia Arquidiocesana