Intenso tiempo de misiones en parroquia san José de Arauco

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 19 febrero, 2017

Con un positivo y grato balance concluyó, el miércoles 15 de febrero, el tiempo de misiones juveniles, familiares y parroquiales, que se inició el 15 de enero, en la Parroquia San José de Arauco.

Los misioneros regresaron felices a sus lugares de residencias, muy contentos por la acogida de la gente y por el trabajo que pudieron realizar entre el pueblo araucano, contribuyendo así a la misión de la Iglesia de Concepción en la Vicaría de Arauco.

 

“Gracias a todos quienes participaron en las misiones de verano 2017. Fue un tiempo estupendo, de mucha actividad, un tiempo bendecido por Dios, tanto para los católicos como para los que no lo son; un mes de gracia y que contó con la colaboración de más de 200 misioneros de distintas edades y de diferentes lugares y movimientos. Después de un mes de intensa actividad, se ha concluido con muchas esperanzas de tener frutos por el trabajo de nuestros misioneros”; así lo señaló el Padre José Miguel San Martín, Párroco de San José de Arauco.

 

El primer grupo de misioneros que se dispuso a la misión, fueron  jóvenes que se reúnen bajo el alero de los Padres Salesianos de Concepción. Las localidades de Raqui y Caripirum, estuvieron  acompañadas por jóvenes y algunos religiosos salesianos que por tercer año consecutivo han dado su tiempo para misionar en distintos períodos del año, y especialmente en verano. La capilla San Antonio de Padua y la escuela de Raqui fue la sede donde se reunieron con los habitantes, gente de campo, que en su mayoría vive de la elaboración y comercialización de quesos. “Compartir nuestra fe con la gente, compartir entre nosotros en estos días de misión, recibir el cariño de la gente  y cooperar en la misión, ha sido espectacular”, dijo Paulina Fuentes. “La comunidad salesiana agradece a los hermanos de estas localidades por todo lo vivido, la gente es muy receptiva, hemos venido a misionar pero también nosotros hemos sido misionados”, señaló el coordinador Francisco Sepúlveda.

 

Así también un grupo de 15 feligreses venidos desde Santiago, de la Parroquia San Alberto de Sicilia de Recoleta, junto al Padre Ignacio Gramsch,  por espacio de 15 días se insertaron en medio del pueblo y junto a las Hnas. de la Anunciación, se entregaron en la misión de visitar a las familias del sector de La Meseta, Carampangue, Conumo, Ramadillas, Horcones y el Parrón. La actividad concluyó con la celebración eucarística en la capilla san Juan Bautista de Conumo donde doce niños, después de 2 años de preparación, recibieron la primera comunión y 4 adultos el sacramento del bautismo y primera comunión.

 

Asimismo, por segundo año consecutivo, llegaron desde Santiago, los misioneros de Schoensttat. Cabe señalar que las Misiones Familiares Schoenstattianas es una actividad de evangelización que busca, como familias católicas, que el mensaje de Jesucristo llegue a muchas personas. En familia se misionó en Arauco y se promovió espiritual y socialmente la oración en familia y en comunidad.

 

Tomás Larraín, encargado este año de la coordinación y animación junto a su señora, señaló que “la misión no es tarea fácil pero siempre fuimos bien acogidos por la gente de Arauco, invitamos a la gente a nuestras actividades y reuniones, y participaron con entusiasmo…. hemos concluimos muy contentos y al terminar nuestra misión quisimos realizar una procesión llevando la imagen de la Mater”.

 

En la misa de clausura el matrimonio Larraín agradeció a los files, a las Hnas. Franciscanas que les acogieron en el Liceo san Francisco y al Padre José Miguel, señalando que “fue una experiencia muy rica este segundo año de misión, sólo nos queda dar gracias a Dios, por las personas con que hemos compartido porque han hecho de esto una experiencia de Iglesia muy importante para nuestras familias; ojalá muchas familias pudieran tener esta experiencia de fe”. Los misioneros de Schoensttat visitaron la ciudad de Arauco en tres sectores (población Don Carlos, población Frei y población Santiván), además estuvieron misionando con muchas esperanzas en la caleta de Tubul donde menos del 1% de los habitantes de esta caleta es católico.

 

Por otro lado, el trabajo proyectado por la Parroquia de Arauco para estas misiones de verano 2017, concluyó con Jóvenes de Misión País que en esta oportunidad estuvieron prestando un servicio muy particular en la cárcel de Arauco, con el propósito de escuchar y compartir la alegría de ser cristianos. El trabajo de Misión País, lamentablemente, se vio interrumpido a consecuencia de los incendios forestales; los jóvenes estuvieron atentos y dispuestos para ofrecer su ayuda en las zonas afectadas por el fuego; después de unos días, y ya controlado el problema, retomaron las misiones de Arauco en la cárcel.

La labor evangelizadora de Misión País concluyó recién el pasado miércoles 15 de febrero. José Vera, joven misionero que participa por varios años en el movimiento, coordinador este año del grupo misionero, explicó que “fue una misión particular el llegar a la cárcel… interesante escuchar a los internos y sorprendente la buena disposición que en ellos encontramos para escucharnos también a nosotros… encontramos muchas ganas de hablar de Dios”; “ha sido una experiencia maravillosa el compartir con los y las internas, llena de desafíos que nos ha planteado esta misión y que esperamos mantener”, dijo el joven Manuel Flores.

 

“La Parroquia agradece el trabajo y el esfuerzo de todos y cada uno de los misioneros y de todos quienes tuvieron participación de una u otra forma en estas misiones. Gracias a los jóvenes y religiosos salesianos de Concepción, a las familias Schoenstattianas y a los religiosos y religiosas del Instituto Secular que acompañaron este trabajo; gracias a los fieles y Párroco de san Alberto de Sicilia de Recoleta, a las Hnas. de la Anunciación residentes en Carampangue, a los jóvenes de Misión País. Gracias también a todos los sacerdotes de la Arquidiócesis que se hicieron presentes para apoyar este servicio misionero. Especialmente gracias a quienes facilitaron colegios donde pernoctaron los misioneros: Hnas. Franciscanas de la Inmaculada de Angol  por todo su apoyo y a la I. Municipalidad de Arauco que siempre ha estado atenta para dar su colaboración facilitando establecimientos. Y gracias a tantos y tantos hermanos, fieles de la Parroquia San José de Arauco que permanentemente apoyan y apoyarán esta labor, facilitando las cosas, dando parte de su valioso tiempo a la Iglesia, acogiendo las necesidades que se presentan y proporcionado lo necesario para que las actividades funcionen en nuestra Parroquia san José de Arauco. Dios les recompense a todos tanta generosidad”, puntualizó el Párroco de Arauco, José Miguel San Martín. 

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana