Internos de la Cárcel de Concepción agradecieron Misa presidida por Monseñor Fernando Chomali

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 diciembre, 2015

Con la presencia de más de 350 internos de la cárcel El Manzano, incluyendo a mujeres de la Sección Femenina, se celebró la Misa en el contexto de la Navidad y que fue presidida por monseñor Fernando Chomali y concelebrada por el capellán, Germán Hermosilla.

Estuvieron presentes también algunos directivos y funcionarios de Gendarmería, quienes agradecieron a Monseñor Chomali por su acompañamiento y animar espiritualmente a los internos del establecimiento, que pasarán esta festividad encarcelados.

En su homilía, Monseñor Chomali señaló que “la Navidad es para todos; nadie queda excluido en Navidad. Ayer estuve en el hospital con los enfermos y hoy estoy con ustedes, con cariño y aprecio y luego estaré con las personas que viven en la calle, en una cena navideña, porque ellos se merecen nuestra atención”.

Agregó que “que si ustedes piensan en Jesús, no perderán la esperanza en un futuro mejor. No pierdan la fe en Jesús, que los ama mucho. Siempre se puede construir el reino de Dios, aun en lugares más difíciles. Podemos cambiar el mundo para hacerlo más grato y solidario”.

Al término de la Misa, que se celebró en el gimnasio del recinto, comentó a la prensa que “la mayoría de quienes están acá, son jóvenes, ellos son hijos de la gran injusticia social  que hay en Chile. Realmente, duele el alma ver a personas humildes que han caído en la delincuencia. Esto tiene que cuestionarnos como sociedad, sobre todo tratar de hacer un gran esfuerzo, para que en el país haya más equidad, es la forma para terminar con la delincuencia y las cárceles”.

Añadió que Gendarmería ha hecho un evidente esfuerzo para mejorar las condiciones en las cárceles. “Incluso, como Arzobispado de Concepción, hemos hecho un gran esfuerzo en esta cárcel, a través de la UCSC y ojalá, algún día, podamos convertir El Manzano  en un campus de formación, porque las personas que están aquí tienen muchas habilidades y talentos y es deber darles las posibilidades. Por supuesto que falta mucho por hacer, porque el tema de fondo son las personas que hay que trabajar por ellas y terminar con las inequidades y de las injusticias sociales que los va dejando en la pobreza y la marginación”.

Durante la celebración el interno Javier Durán Durán fue bautizado y al término de esta liturgia, fue aplaudido por todos los asistentes. Javier expresó que “ha sido una experiencia nueva para mí, algo muy bonito y me he sentido mejor, tratando de ser una mejor persona, porque ser hijo de Dios es importante para uno”.

El interno Carlos Bustamante Bravo, quien leyó uno de los evangelios de la Misa, agradeció la oportunidad de participar en la celebración, precisando que “uno tiene la disposición, pero a veces se puede. He ido aprendiendo de Dios, poco a poco con ayuda de la Pastoral, especialmente con la ayuda de la Hna. Ana y del Hno. Guillermo, quienes, nos abren el camino a Jesús. Uno es ajeno a esto cuando está en la calle, no piensa en Dios. Con esta ayuda estamos tratando de cambiar un poco”.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana