Jornada nacional profundiza formación en los Seminarios

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 11 octubre, 2018

Durante tres días, rectores y formadores de los seis seminarios diocesanos de la Iglesia Católica, en nuestro país, se reunieron en Tomé, en una jornada semestral coordinada por la Organización de Seminarios de Chile (OSCHI).

El padre Cristián Castro, rector del Seminario de Santiago y presidente de OSCHI, informó que el encuentro es  en torno al tema de las orientaciones que brinda la Iglesia para la formación de nuevos sacerdotes.

“En general, se trata de un documento que se ha elaborado con mucho tiempo,  con un trabajo muy arduo a partir del trabajo que realiza también la Congregación para el Clero de la Santa Sede  y que fue publicado el año 2016. Por cierto que dentro del proceso formativo, traen las nuevas orientaciones, incluidas para que cada país realice sus orientaciones específicas sobre la formación sacerdotal”, explicó.

Indicó, además, que como OSCHI, desde el año pasado han propuesto un esquema de trabajo, que requiere orientaciones específicas al cuidado de los futuros ministros de la Iglesia, en torno al buen trato y a los ambientes sanos para evitar toda situación abusiva que se pueda generar, en el transcurso del ministerio sacerdotal.

“Es un trabajo que está en manos de los obispos de Chile y esperamos que pronto nos den las orientaciones para seguir trabajando en ese aspecto, situación que está dada también a nivel de  la nación, a través de la CECH, las líneas guías de trabajo en torno a generar ambientes sanos que eviten toda situación abusiva en la Iglesia”.

Respecto al tema de las vocaciones, el padre Cristián expresó que “hay regiones del mundo en que las vocaciones están mejores que en otras, En nuestro país, por  está de baja, que es un dato duro de lo cual queremos hacernos cargo, pero el trabajo es de toda la Iglesia, no sólo de los seminarios. Uno piensa, espontáneamente, el trabajo que se realiza en la familia, como núcleo central, como base del proceso de la formación hacia la vida cristiana y desde esa vida cristiana, sin duda, surgen las vocaciones”.

Recalcó que el tema vocacional por el sacerdocio y la vida consagrada, a su juicio, es un trabajo mancomunado. “Ustedes ven el trabajo que se desarrolla en las parroquias, que se realiza en la Pastoral Juvenil, y que hoy, se realiza también en la Santa Sede, en Roma, en que el Papa junto a muchos obispos del mundo, están en un nuevo Sínodo que tiene como horizonte a los jóvenes y también  a las vocaciones. Es un horizonte muy valioso para nosotros, porque va a dar muchos insumos cómo la Iglesia, a nivel mundial, también positivamente va a ofrecer herramientas de trabajo para las comunidades y países donde las vocaciones están siendo más escasas. Yo partiría por dos elementos fundamentales: primero, la familia y segundo, la pastoral Juvenil y para luego especifica una pastoral vocacional”, aseveró.

En su análisis, el rector también vinculada a la sociedad en el tema de las vocaciones. “La sociedad favorece, perjudica o dificulta el proceso vocacional. Cuando estamos en una sociedad en que los ambientes están muy secularizados, donde lo religioso y el aspecto trascendental de la vida no es valorada, no es cuidada, efectivamente tiene una repercusión en que los jóvenes no se hagan la pregunta esencial por la vida que, en el fondo es, qué quiere Dios de mí. Esa pregunta tan profunda y que ha recorrido también mucho de nuestra historia reciente,  con la pregunta del Padre Hurtado ¿Qué haría Cristo en mi lugar? pregunta también del Congreso Eucarístico, en el cual estamos abocados este año y el próximo. Esa pregunta es una pregunta capital, profunda, hermosa, y para hacerse esa pregunta lo primero hay que mirar al Señor, conocerlo, tratarlo, seguirlo y para eso necesitamos, entonces, que el ambiente y la sociedad también nos ayuden a abrir espacios, en los cuales las trascendencia de la vida puede estar presente, en el horizonte inmediato, en los jóvenes, sobre todo”, argumentó.

Los seminarios diocesanos en Chile son seis y se ubican en La Serena, Valparaíso, Santiago, San Bernardo, Concepción y Villarrica. Numéricamente el con mayor número de seminaristas es Santiago y, en el resto, proporcionalmente hay menos vocaciones, pero el padre Cristián se muestra esperanzado que esto vaya cambiando poco a poco.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana