Jornadas Vocacionales 2013: El espacio para atreverse a decirle que sí a Dios

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 19 abril, 2013

En abril comienzan las Jornadas Vocacionales, un espacio en donde todos aquellos que sienten el llamado de Cristo puedan tener un tiempo de reflexión que les ayude a discernir su opción por este camino. El padre Francisco Briones Parra, encargado de la Pastoral Vocacional nos cuenta sobre las novedades para este año y su importancia.

¿Cuándo se van a realizar las jornadas vocacionales?

Empiezan en abril y se realizarán el tercer y cuarto fin de semana de cada mes. La hora de llegada es el viernes a las 17.30 de la tarde y concluye el día sábado después de almuerzo a las 14.30 hrs. Este año queremos realizarlas en la casa de oración de la parroquia La Asunción, la cual propicia un ambiente mucho más íntimo para tener una jornada vocacional.

Es importante destacar que cada jornada tiene tres momentos importantes: uno es el pilar espiritual, reflejado en la oración y celebración de la misa. Otro, es el que los asistentes tengan contacto con algún sacerdote o religiosa para que puedan escuchar su testimonio de vida. Y por último tener un momento de cotidianidad, como los ratos libres o los almuerzos, tener la oportunidad de hablar con ellos para conocerlos en su faceta más normal. Esos son los pilares más importantes de la jornada.

¿Cuáles son las novedades para este año?

Había muchas mujeres que nos preguntaban sobre este proceso y por ello decidimos trabajar en la creación de un equipo pastoral vocacional femenino. Entonces, no sólo vamos a tener jornadas vocacionales masculinas (que se realizarán el tercer fin de semana de cada mes), sino que también femeninas (que se harán el cuarto fin de semana del mes). Además, queremos crear un equipo que trabaje de manera autónoma, pero no independiente de la pastoral vocacional, las vocaciones masculinas en la zona de Arauco.

¿Cómo se desarrollan las jornadas vocacionales?

Antiguamente se finalizaba el proceso vocacional y se postulaba al seminario. Nosotros quisimos hacerlo de manera distintas. Hoy no todos los que culminan este proceso postulan al seminario, ya sea porque el equipo vocacional les pide que esperen un momento, otros porque les faltaba muy poco para terminar su carrera y se les aconseja que primero finalicen sus estudios y luego continúen con el proceso de postulación, y algunos que se dan cuenta que necesitan mas de un año de descernimiento vocacional.

Por ello este año tendremos dos grupos en paralelo: aquéllos que se integran por primera vez a las jornadas vocacionales, y quienes continúan con el proceso. Pretendemos hacer algo similar con las mujeres, que irán acompañadas por religiosas. Queremos tener un proceso vocacional respetando, por sobre todo, el proceso personal de cada persona, que logren tener un buen descernimiento a la hora de postular al seminario.

¿Cuál es la importancia de realizar estas jornadas?

Lo más importante es poder darle la oportunidad a quienes se están haciendo la pregunta. Y también en que ellos y ellas se encuentren con otros que están con las mismas preguntas, en su misma situación. Eso ayuda mucho, porque muchas veces cuando se cuestionan el ser sacerdote o religiosa se sienten solos, y al ver un grupo de gente que me está apoyando en esa decisión ayuda muchísimo, ayuda sentir que no eres el único.

Además, ellos pueden visitarnos en la parroquia y pueden conocernos en la vida cotidiana y se dan conversaciones que de repente son tan importantes como las formales. Por ello las jornadas vocacionales son una instancia de reunión, de conocimiento y asegurarse que están interesados en la vida religiosa.

¿Cuál es el mensaje a trasmitir?

Es que se atrevan a buscar lo que Dios quiere de ti. Muchas veces dejamos este camino por lo que otros dicen, pero cuando están en la jornadas vocacionales se dan cuenta que la felicidad se encuentra en descubrir lo que Dios quiere de ellos, eso en primer lugar. Y segundo, es decir atrévete a decir que sí a ser sacerdote o religiosa.

¿Puede hacer una invitación para que las personas se atrevan a vivir esta experiencia?

Cualquier persona que sienta la inquietud puede unirse a las jornadas vocacionales, contactándonos en el departamento de pastoral vocacional o en la página de seminariodeconcepción.cl. 

El llamado vocacional es un llamado que hace Dios a la persona y como tal  nosotros entendemos que se tienen que tratar de manera individual, por ello invito a aquellos que tienen la inquietud vocacional que se acerquen a su párroco a una religiosa y se lo planteen. Atrévanse a preguntárselo y si se dan cuenta que esto es lo suyo, atrévanse a decir que sí.

Más Iglesia Arquidiocesana