Joven de Concepción representará a Chile en Olimpíadas Especiales de Equitación

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 12 marzo, 2020

Con enorme alegría se recibió la confirmación que la joven María Soledad Vega Granados, trabajadora del Arzobispado de Concepción, representará a Chile, junto a otro joven, en el torneo internacional de equitación, en  las Olimpíadas Especiales de Argentina 2020, a efectuarse en Mendoza.

María Soledad lleva cerca de 4 años desempeñándose en el Arzobispado, habiendo pasado previamente, durante un año, por Lavandería 21, donde integró el equipo de trabajadores con síndrome de Down que laboran en dicha empresa, reconocida como un ejemplo de espacio inclusivo en Chile.

La presidenta de las Olimpíadas Especiales de Chile, Carolina Picasso, le comunicó formalmente a la joven, a mediados de febrero último, que había sido seleccionada para representar al país, en el torneo argentino. María Soledad logró un meritorio lugar, en su categoría, en el Torneo Ecuestre Olimpíadas Especiales de Chile, este año, que se realizó en la Escuela Militar, en Santiago.

La nota que confirmó su participación, en el torneo, a realizarse los días 20 al 27 de marzo, en la ciudad de San Rafael, provincia de Mendoza, señala textualmente que “el objetivo de este evento es proporcionar a los atletas, con discapacidad intelectual, la oportunidad de participar en una competencia de3portiva de nivel internacional y promover los valores de respeto, aceptación e inclusión social”.

María Soledad y su familia recibieron con entusiasmo esta nominación. Su madre, María Teresa, manifestó estar feliz. “Ella es para mí un orgullo. Ya, en el 2015, participó en un torneo en Colombia. Tengo que confesar que María Soledad es muy activa y se la juega en lo que se compromete, asumiendo sus desafíos con mucha responsabilidad y quiere salir adelante”, comentó muy contenta.

Agrega su madre que es muy responsable, porque jamás falla a sus entrenamientos. “La verdad es que sus logros son resultado de su propio esfuerzo y empeño personal, algo que nos sorprende mucho como familia y todos estamos muy contentos. Ella es la menor de tres hijos”, precisó, agregando que “como madre, mantengo siempre una excelente comunicación y mi  compromiso, apenas supe lo de María Soledad, es acompañarla en todo y dar todo de mí, para que ella sea feliz, porque siendo feliz ella, toda la familia está feliz. Hoy y siempre es poder brindarle todo lo que podemos dar de amor. Siempre pienso en su futuro. La acompaño en todo. Dar gracias a Dios por todas las maravillas de María Soledad”, recalcó emocionada su madre.

María Soledad  confidenció, por supuesto, su gran felicidad de poder competir en Argentina. “Me gusta mucho la equitación y poco a poco he ido saliendo adelante. Al comienzo le tenía miedo a los caballos, pero le fui perdiendo el temor y hasta tuve algunas caídas, pero sin problemas. Ahora, estoy feliz de competir donde sea posible. Llevo 8 años practicando. Primero lo hice en un club ecuestre que ensayaba en Cabrero y ahora lo hago en la Fundación María Jesús”, expresó, añadiendo que además le encanta practica y jugar fútbol, danza y es “motoquera”, porque acompaña a su padre en esta actividad.

Más Iglesia Arquidiocesana