Jóvenes de proyecto de reescolarización rindieron pruebas para retomar su educación formal

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 2 diciembre, 2013

Un total de 45 adolescentes de entre 15 y 17 años rindieron las pruebas correspondientes a las asignaturas de lenguaje, matemáticas, comprensión de la sociedad, comprensión de la naturaleza e inglés, en busca de completar su proceso de validación escolar y reingresar al sistema de educación formal.

Los estudiantes pertenecen al proyecto de reinserción educativa ejecutado por el Programa de Intervención Especializada PIE Ayen, de la Fundación Social Novo Millennio de la Iglesia de Concepción. La iniciativa consideró clases tres veces a la semana desde el mes de mayo en instituciones de administración directa del Servicio Nacional de Menores, Sename, y los programas Aura y Pie Ayen que pertenecen a la Fundación Social Novo Millennio. Los profesores concurrieron a cada lugar para impartir las clases, y hubo un psicopedagogo para quienes evidenciaban problemas más específicos de aprendizaje. Rendir las pruebas para validar distintos niveles, desde primer hasta segundo ciclo básico, fue la culminación de este proceso.

Según relata Mauricio Toledo Pino, quien desea validar séptimo y octavo año básico, participar del proyecto fue una buena experiencia. Está esperanzado, cuenta, ya que busca retomar su enseñanza media el año 2014. Al mismo tiempo, señala que tuvo una motivación especial. “Para mí ser parte de este proyecto y dar las pruebas es una alegría inmensa porque podré volver con mi familia. Yo hice un compromiso porque podría haberme ido del hogar a comienzos de año, pero me comprometí con mi familia y me quedé, porque me dijeron que podía estudiar dos años en uno”. “Los estudios fueron complicados pero igual pude. Para mí lo más fácil fue matemáticas e historia, y lo más difícil lenguaje, inglés y naturaleza”.

Teresa García, directora del programa PIE Ayén y responsable de esta iniciativa, cuenta que “hay adolescentes y jóvenes en todos los niveles, algunos que nunca habían ido al colegio o sólo a primer año básico, que validaron primer ciclo básico; el grupo más numeroso que validó quinto y sexto año básico, y otro que hizo lo propio con séptimo y octavo. El último paso, después de saber los resultados, es apoyar a los jóvenes en su proceso de reinserción en el sistema de educación formal durante el período de matrícula en el mes de diciembre. Para algunos ésta fue una experiencia muy importante, debido a que el promedio de desfase fuera del sistema escolar eran cuatro años”.

El proyecto de reescolarización fue ejecutado gracias al Gobierno de Chile a través del Servicio Nacional de Menores y al aporte económico del Ministerio de Educación. Las pruebas fueron rendidas en la Escuela René Louvel.

Larry Henríquez Bravo – Periodista / Unidad de Comunicaciones, Vicaría de Pastoral Social

Más Iglesia Arquidiocesana