Jóvenes y adultos del Instituto Humanidades de Concepción confirmaron su fe en Cristo

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 25 abril, 2014

“El Espíritu Santo es eso, el amor de Dios derramado en los corazones de estos jóvenes”, señaló Monseñor Fernando Chomali a quienes recibieron el sacramento de la confirmación la tarde del martes 22 de abril en la Iglesia Catedral de Concepción.

En total, fueron 40 jóvenes y 8 adultos del Instituto de Humanidades “Alfredo Silva Santiago” de Concepción los que acogieron al Espíritu Santo.

Según comentó Marcelo Muñoz, profesor de Biología y Religión e integrante del equipo de pastoral, en el caso de los alumnos la preparación se extendió durante primero y segundo medio, mientras que los adultos tuvieron voluntariamente un catecumenado más grande, de tres años. De estos últimos, algunos primero se bautizaron, luego recibieron la Eucaristía y finalmente se confirmaron.

En la homilía, Monseñor Fernando Chomali destacó la valentía de los jóvenes presentes, indicando que “han tenido cientos de oportunidades, miles de ofertas, en un verdadero mercado de antropologías, de productos, de religiones, y ellos gracias a lo que han visto, al encuentro que han tenido con el Señor en sus familias y en el colegio, han dicho ‘mirando todo esto, me quedo con la perla preciosa, que es Jesucristo’. Aunque nos hagan creer que los jóvenes están perdidos, eso no es cierto: son mucho más inteligentes de lo que nosotros creemos, y saben distinguir perfectamente bien dónde está la perla preciosa y dónde aquella que no tiene sentido. Por lo tanto, éste es un gran mensaje de esperanza, que Chile se presenta con jóvenes que se han dado cuenta que la vida es mucho más que una nota, mucho más que una carrera, la vida es Jesucristo, por quien vale la pena entregarse. Y créanme que hoy ése es un gran mensaje de esperanza que me a mí al menos me vivifica y me llena de alegría”.

El Arzobispo insistió en que cada uno de nosotros debe quedarse con tres ideas: en primer lugar, que la realidad está distorsionada, es la que no aparece en la televisión y está aquí presente (refiriéndose a los confirmandos). Luego, que los jóvenes son tremendamente inteligentes, y capaces de darse cuenta qué es pasajero y qué es eterno. Por último, que se debe tener esperanza en los colegios católicos, de que son capaces de cautivar a los jóvenes en Jesucristo. Con estas ideas, concluyó, “podemos mirar un futuro con alegría, con fe, con optimismo y con mucha esperanza”.

Finalmente, el Pastor se refirió a lo que han descubierto estos jóvenes: la posibilidad real de darle sentido a sus vidas, algo que sólo se encuentra en Jesucristo. “Han descubierto el sepulcro vacío, que Jesucristo ha resucitado y está presente en el Espíritu, y eso ellos han querido vivirlo en profundidad y públicamente. Es una maravilla que estos jóvenes no se avergüencen de la fe que profesan, se sientan orgullosos de este don de Dios y lo quieran hacer público. Se dan cuenta que ese anhelo profundo que tienen de amar no lo van a encontrar en la vida pasajera sino que en el amor de Dios, y el Espíritu Santo es eso, el amor de Dios derramado en sus corazones”.

Uno de los confirmandos fue Patricio Muñoz Palacios, presidente del Centro de Alumnos del Instituto de Humanidades de Concepción. Acerca de su proceso de catequesis que concluyó con el sacramento de la confirmación, dijo que “la verdad es algo que llena. Trabajar en mi fe y al mismo tiempo complementarlo con tantas actividades que me ofrecía mi colegio, la oportunidad de participar en una pastoral juvenil, me llena de alegría. Pienso potenciar mi compromiso de católico, continuar trabajando en mi vocación y ser testimonio de Cristo”. Por su parte, Lorena Valderrama Baeza, ex apoderada, señaló que “la confirmación en la fe, como sacramento de madurez cristiana, lo tomo como un tremendo acercamiento a Dios y una renovación de mi compromiso”.

Larry Henríquez Bravo – Periodista / Fundaciones Educacionales

Más Iglesia Arquidiocesana