La educación de calidad es un medio para el desarrollo pleno del ser humano

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 13 mayo, 2015

Mons. Héctor Vargas en conjunto con el rector Ignacio Sánchez dan a conocer los Aportes de Capítulo Chileno de Universidades Católicas al análisis de la reforma universitaria.

En una conferencia de prensa conjunta, Mons. Héctor Vargas obispo de San José de Temuco y presidente del Área Educación de la Conferencia Episcopal de Chile, y el rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez, comentan el diagnóstico y las principales propuestas realizadas por parte de las universidades católicas de Chile, en el marco de la reforma universitaria.

Destacan en su diagnóstico la necesidad de avanzar en una educación de mayor calidad para Chile, fundamental para integrarse de mejor manera al contexto del mundo globalizado.

Las universidades católicas de Chile concuerdan en que la educación es mucho más que entregar conocimientos o información; la educación debe promover y facilitar el desarrollo pleno de la persona, permitir un mayor acercamiento a la verdad, a un conocimiento nuevo y que sea sustentable; debe contribuir a que esta persona adquiera elementos para la vida democrática, el diálogo y el intercambio de ideas, la tolerancia y la promoción del bien común. Son estos los objetivos que deben regir nuestro debate, tanto en la educación escolar, como muy especialmente en la educación superior.

En este documento se manifiestan también propuestas que apuntan a avanzar en pos de esta mirada de la educación universitaria. En este marco se abordaron 5 áreas: Institucionalidad, aseguramiento de la calidad, equidad y acceso en la admisión, investigación y financiamiento.

Destaca entre las propuestas planteadas, la importancia de focalizar los recursos económicos disponibles en quienes más lo necesitan, considerando que la cobertura de las necesidades de los estudiantes debiese ser más integral. El Rector Sánchez puntualizó que “Hoy día se está llegando, prácticamente, a una cobertura del 70%, pero solamente en los aranceles. (…) Queda fuera la matrícula, quedan los costos de mantención, los costos de alojamiento, los costos de materiales, los costos de alimentación. Me parece que una política de mayor equidad es proporcionarles a esos estudiantes, todo lo que hoy día no tienen, antes de seguir avanzando en cobertura a otros estudiantes que tienen menos necesidades”.

En materia de aseguramiento de la calidad, resaltaron que las instituciones de educación superior son muy diversas, tanto como lo es la sociedad chilena. Mons. Vargas señaló que es importante que al momento de ser evaluadas estas instituciones, para ser acreditadas en lo relativo a la calidad de su formación, es muy importante que se tenga en cuenta las características particulares que la universidad evaluada pueda tener. “Cada (universidad) tiene su misión, tiene su sello, tiene el espíritu que la anima. La acreditación debería respetar eso, que cada una en lo suyo sea una excelente universidad. Ese pluralismo es muy importante. Porque el país es plural, el país es diverso, de tal manera que la suma, simplemente, enriquece el conocimiento, el servicio, el desarrollo de las personas y el bien de la sociedad entera”.

En esta cita estuvieron presentes los representantes de las 8 universidades que confluyen en la reflexión que aquí se presenta mediante el documento que hoy se hizo público: Pontificia Universidad Católica de Chile, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Universidad Católica del Norte, Universidad Católica de Temuco, Universidad Católica del Maule, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Universidad Alberto Hurtado y Universidad Católica Silva Henríquez.

Fuente: Prensa CECh

Más Iglesia Arquidiocesana