Lavandería Industrial 21 se prepara para nuevos desafíos

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 13 junio, 2016

En un muy buen y grato ambiente se desarrolló la cena de Lavandería Industrial 21, con que se agradeció a los colaboradores, pero, además, para fortalecer el trabajo de apoyo a esta iniciativa que acoge y da trabajo a un grupo de jóvenes con síndrome de Down.

La actividad, en la que estuvo presente monseñor Fernando Chomali, impulsor del proyecto, se realizó en dependencias de casa Betania, en Concepción, donde se escucharon las palabras de la señora María Teresa, mamá de María Soledad Vega, una joven que después de un proceso laboral en la lavandería,  ahora, se encuentra trabajando como asistente de servicio en el Arzobispado de Concepción junto a Patricio Cartes.

La señora María Teresa, emocionada, dijo que “he recordado a lo largo de mi vida y agradezco a todos. Cuando vienen a la vida estos niños, surgen las dudas, hay temor sin saber qué hacer. Buscamos caminos y apoyo, lo que no es fácil. Cuando nace María Soledad y siendo madre de dos hijos, el médico me dice toma tu hija y demuestra que eres una verdadera madre. En la etapa de crecimiento viene lo más difícil, el paso de adolescente a adulto y las posibilidades son pocas o poco apropiadas, porque lo que se ha ganado en su primera etapa, puede perderse, porque ellos se van quedando sólo en la casa”.

Relató que el ingreso de Maria Soledad a Lavandería 21 marcó un antes y un después, en su vida. “Con los temores normales de sí sería capaz de asumir su trabajo, pero poco a poco lo demostró. Con alegría maduró y creo que ha sido la coronación a tantos años de esfuerzo. La labor de esta empresa es la única instancia que según sus capacidades pueden desenvolverse como otras personas. Tienen claro sus derechos y obligaciones, respetan y son respetados”.

Precisó, además, que “tener este síndrome no significa que tienen que ser destinados a un segundo plano. Lavandería 21 entrega un espacio integral a nuestros hijos y ha sido una puerta a seguir descubriendo la capacidad de cada uno de sus trabajadores y así poder insertarlo en otras áreas y con ello, permitir el ingreso de nuevos integrantes. La experiencia ha estado llena de bendiciones y estoy segura que con el apoyo de todos, podremos lograr mucho más y para muchos más”.

Para sorpresa de los presentes, Maria Soledad también quiso expresar sus sentimientos.  “Estoy muy contenta, porque he crecido mucho. El año pasado entré a Lavandería Industrial 21 y hoy estoy en el Arzobispado de Concepción. En la lavandería 21, aprendí que yo puedo y me gusta mucho el nuevo trabajo, porque he conocido a muchas personas.  Estoy feliz y quiero mucho a mis compañeros de trabajo, que es como mi casa. Estoy feliz y quiero decir que Lavandería 21 siempre será mi casa”.

En la cena, también intervino Monseñor Chomali para agradecer la colaboración de los presentes y de muchas otras personas,  expresando que concretar el proyecto, ponerlo en marcha y administrarlo no ha estado exento de problemas, “porque no es una empresa muy fácil, pero siempre pienso que es un proyecto de Dios”.

Monseñor recalcó que existe el compromiso de tener una institución muy sólida y que este compromiso con los niños y jóvenes con síndrome de Down es para toda la vida. “Somos responsables en lo que hacemos y cómo nos proyectamos. No es una aventura de un grupo de personas, sino que es una urgencia, una deuda del país muy grande. Me siento comprometido”, subrayó.

Dio a conocer que en esta permanente preocupación por consolidar la empresa, se están planificando inversiones para lograr nueva tecnología y prestar un mejor servicio. “Este es un proyecto industrial potente, incorporaremos máquina de 55 kilos y compararemos una planchadora de última generación, porque hay una gran demanda y el sueño es tener 30 jóvenes que trabajen en lugares seguros, donde son personas bien tratadas. El desafío es llegar a 20 jóvenes en la lavandería y, además, otros 30, en otros trabajos. Eso sería algo extraordinario. Por eso, llamo a hacer un esfuerzo y a seguir apoyando esta iniciativa”, concluyó.

 

 

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana