Masiva presencia de fieles en fiesta de La Candelaria en San Pedro de la Paz

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 febrero, 2016

Un mensaje de esperanza entregó el párroco de la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria, presbítero Mauricio Aguayo, durante la festividad del martes 2 de febrero, que convocó a numerosos peregrinos de distintos puntos de la zona.

Con una serie de actividades litúrgicas y culturales se preparó la festividad de la Virgen de la Candelaria, que se venera en el santuario de San Pedro de la Paz. Ese día, las misas se celebraron a las 07:00 horas, a las 09:00, a las 11:00, a las 13:00, a las 15:00 y a las 18:00 horas. La procesión se efectuó a las 17:00 horas, en que centenares de fieles acompañaron la imagen, que recorrió varios sectores de la comuna.

“Hemos dado un mensaje de esperanza, especialmente lo hacemos a través de la Madre de Jesús, que es el rostro de la Misericordia de Dios. Este año, hemos querido insistir que María es madre de la Misericordia, que es una señal importante para un pueblo que siempre está maltratado, como país, hemos vivido experiencias difíciles y por lo tanto, necesitamos del consuelo de Dios. Esta fiesta de la Candelaria quiere ser espacio para que el pueblo de Dios pueda volver a experimentar el gozo del Padre”, afirmó el párroco.

Al inicio de la procesión, como un signo importante, fue la flor que se repartió a los fieles, para que la colocaran en el anda de la Virgen, de modo que todas las personas, aunque no pudieran hacer todo el recorrido,  experimentaran que van con la Virgen y, están con Ella. También se hizo una detención, en el trayecto,  frente al cementerio de San Pedro, para marcar el vínculo bautismal que tiene la Candelaria, haciendo bendición del agua, invitándose a todos quienes quisieran participar a renovar su bautismo. Se hizo la señal de la cruz con esta agua bendita.

Previo a la procesión se hizo la bendición de las candelas (velas) y al terminó de la Misa de las 18 horas, la bendición de todos los objetos de piedad que portaban los peregrinos.

Queremos vivir la experiencia de la fe, buscando al señor. Dios puede darle sentido a esta búsqueda. Llegamos al santuario, en el caminar de la procesión, porque no hay mejor presencia cuando lo encontramos a través de la Virgen.

Durante la misa de clausura de la festividad, el Pbro. Mauricio Aguayo, en su homilía,  llamó a crear un espacio a Dios, en el corazón, diciendo que “Hacemos muchas cosas sin Él y nos preguntamos por qué Dios nos abandona, pero no le damos espacio a Dios, ni en nuestra conducta ni en el corazón. Dios respeta nuestra libertad y Él espera y no entra hasta que nosotros le abramos nuestro corazón”.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana