Masivo rechazo a proyecto que despenaliza el aborto en Chile

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 7 enero, 2017

Más de 91 mil profesionales de la Salud y otras 47 mil personas expresan un categórico rechazo al proyecto de ley que despenaliza el aborto, en Chile, iniciativa que está en discusión en el Parlamento.

Mediante una inserción de prensa,  profesionales del área de la salud, estudiantes de distintas carreras, además de abogados y miles de adherentes  plantean, públicamente, que la iniciativa legal vulnera derechos constitucionales y argumentan su rechazo en el Manifiesto médicos comprometidos por la vida

La declaración:

DESPENALIZACIÓN DE ABORTO.

La despenalización del aborto en tres causales implica eliminar  la prohibición de abortar, permitiéndolo o legalizándolo.

El aborto quedaría incluido dentro de las “prestaciones de salud” del sistema público, transformando su práctica en un “derecho constitucional exigible”, lo que atenta contra la protección de la vida del que está por nacer, garantía consagrada en la Constitución Política de la República.

ABORTO Y PROHIBICIÓN CONSTITUCIONAL DE DISCRIMINACIÓN ARBITRARIA.

Lo médicos, enfermeras, matronas y personal sanitario en general, serán discriminados arbitrariamente, en su trabajo, especialmente en el sector público, pero también en los establecimientos privados que acepten practicar abortos. Ello ocurrirá en el momento de su contratación, en que se preferirá a quienes se muestren partidarios del aborto frente a los que lo rechacen. Quienes ya estén contratados también lo serán en su calificación y perspectivas de desarrollo profesional.

Tal discriminación arbitraria vulneraría la garantía de igualdad ante la ley que prohíbe Las diferencias arbitrarias y la admisión a todas las funciones y empleos públicos, reconocidos respectivamente en los N°s 2 y 17 del artículo 19 de la Constitución Política de la República. También infringe el N° 16 del mismo artículo, que garantiza la libertad de trabajo y que asegura el derecho a la libre contratación y prohíbe cualquier discriminación arbitraria, esto es, que no se funde en la capacidad o idoneidad personal.

En el ámbito educativo y especialmente en la formación de profesionales de la salud y personal sanitario, quienes por sus convicciones éticas rechacen el aborto serán excluidos de la enseñanza y/o postergados en su carrera docente, pues los programas de estudio y de formación profesional pasarán a incluir la enseñanza de las técnicas abortivas.

Una situación similar se presentará a los alumnos que estudien carreras de la salud y que, para obtener sus títulos profesionales o de especialistas, se verán forzados a practicar acciones que consideren contrarias a su conciencia e impedidos de obtener títulos y especialidades que legítimamente anhelen.

Todo ello es contrario a la libertad de conciencia, al derecho a la educación y a la libertad de enseñanza, que son otros tantos derechos garantizados en el artículo 19 de la Constitución Política en sus N°s 6,10 y 11.

DERECHO CONSTITUCIONAL DE OBJECIÓN DE CONCIENCIA DE QUIENES SE VEN ENFRENTADOS A LA OBLIGACIÓN DE PRACTICAR ABORTOS, EN CASO DE SER APROBADA LA LEY EN DISCUSIÓN.

El artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos humanos (1948) reconoce explícitamente la libertad de conciencia, así como la facultad para manifestarla tanto en el ámbito público como privado.

La Constitución Política de la República, haciéndose eco de la Declaración Universal antes citada, ha reconocido la libertad de conciencia como el principio básico en que se sustenta el sistema democrático, resguardándolo y garantizándolo en su artículo 19 número 6.

Los funcionarios del área de la salud que se nieguen a prestar ese servicio por objeción de conciencia perderán su trabajo, porque el Estado requerirá que ninguno de sus funcionarios objete el cumplimiento de esta ley.

Una ley de esta naturaleza que desconozca el derecho a la objeción de conciencia vulnera lo dispuesto por la Constitución Política de la República y, por consiguiente, de ser aprobada carecerá de validez y eficacia.

Ninguna ley puede estar por sobre la Constitución.

Suscriben:1.750 MÉDICOS Y ESTUDIANTES DE MEDICINA, 2.713 PROFESIONALES DE LA SALUD, 1.054 ABOGADOS y  47.308 OTROS ADHERENTES.

 

Las plantillas firmadas han sido certificadas por el notario Público de Santiago Eduardo Díaz Morello y Adhesiones que se deseen sumarse pueden hacerse en  manifiestomedico@gmail.com

 

 

 

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana