Miles de jóvenes participaron en la “Misa de los lápices” en Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 11 diciembre, 2011

Con un llamado a que se esfuercen en el estudio y participen cívicamente, monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, dio la bendición a miles de jóvenes que este año dan la PSU y que levantaron sus lápices durante la celebración en la catedral.

En su homilía, Monseñor Chomali dijo a los jóvenes que “ustedes son un gran regalo de Dios y son también el futuro de Chile”. 

Agregó que los jóvenes no sólo levantaron sus lápices, sino fundamentalmente levantaron sus corazones  y sus ganas de hacer bien las cosas. “Detrás de esto hay mucho esfuerzo, por eso rezamos por sus padres y sus profesores, porque detrás de su estudio hay muchas personas  y en la vida es muy importante ser agradecido. Ellos vinieron dar gracias a Dios por todo lo que han recibido y de seguro que los jóvenes les irá bien y entrarán a la educación superior  y serán un aporte para el país. Chile es un país con una gran riqueza  que son los jóvenes, quienes tienen grandes ideales y quieren tomarse la vida en serio y eso es algo que los adultos tenemos que rescatarlo. Lo peor que podemos hacer es menospreciar los valores que tienen los jóvenes”.

También les dijo a los jóvenes: “sentimos una gran esperanza, porque ustedes son un gran regalo para Chile, para la región y para la Iglesia, porque muestran altos valores humanos, morales y altos valores espirituales. Ustedes han trabajado mucho, han sido perseverantes, han cultivado los dones que Dios les ha dado y su estudio y esfuerzo se verán recompensados. Ustedes cosecharán lo que han sembrado. Poseen altos valores morales,  si quieren  entrar a la educación superior, porque quieren progresar, anhelan conocer la verdad y ser mejores personas y entienden que  eso no puede hacer al margen del estudio y del trabajo abnegado”.

“Ustedes aspiran a grandes metas  y esas metas  serán el esplendor de Chile. Les pido que no se dejen llevar por caminos fáciles, que  no conducen al fortalecimiento de sus personas y de sus convicciones; que el ingreso a la universidad  los ayude a vivir como piensan, porque ahí radica la grandeza del hombre y de la mujer, vivir de acuerdo a lo que se piensa, porque si ello no ocurre, terminaremos pensando como vivimos y de allí a la esclavitud hay un paso”, enfatizó.

“Los llamo como discípulos de Jesucristo a ser hijos de la libertad, la auténtica libertad que proviene de Dios y la búsqueda incansable de la verdad y del bien, que ya han comenzado en el colegio y seguirán  en la educación superior. Ustedes son un gran regalo para  Chile por su talante espiritual. Están aquí porque en sus corazones hay humildad sincera y es el convencimiento que si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles. La PSU es un paso importante para ingresar a la educación superior, pero más importante son ustedes, que vale mucho más que un resultado de la PSU. Vayan tranquilos, porque será fruto de su esfuerzo; la sabiduría consiste su justo dimensión a este momento. Les pido que lleguen serenos, tranquilos y confiados en todos los años de estudios y  que quedaran compensados con sus resultados”,  afirmó. 

Además, Monseñor Chomali les pidió “que busquen la carrera que les permitirá servir de la mejor manera a la sociedad y sobre todo a los más necesitados. Es cierto que es importante  saber de qué se va a vivir, pero es mucho más importante saber para qué se va a vivir. Por lo tanto, busquen en su futura carrera  desarrollarse como persona en todas sus dimensiones. Es mejor buscar en la vida la auténtica felicidad que está asociado al trabajo que se ama, que a buscar dinero. La vida, la profesión y el estudio son para entregárselo a los demás y el trabajo competente, que esté bien hecho y con amor, es una forma exima de hacerlo. El estudio que seguirán adquiere peso específicamente humano en la medida que es un servicio para los demás; en ser un don para los demás, radica la felicidad y la auténtica alegría como una forma maravillosa de amar. Los animo a que aspiren a esos dones mayores, a los más altos”.

Planteó a los jóvenes que “ustedes no están solos, la Iglesia como madre los acompaña y los cuida y como madre les quiere ofrecer lo único y  mejor que tenemos a Jesucristo, a Él que ilumina nuestra vida”.

Finalmente, les expresó con fuerza. “Les pido que cuando ingresen a la universidad participen activamente en los centros de alumnos, participen activamente en los partidos políticos, porque necesitamos personas de bien que se introduzcan en la vida  pública; sus estudios y sus conocimientos son para servir para los demás y sin duda que la política es una excelsa manera de servir, porque es el lugar donde prevalece el bien común. Para eso, les animo a que estudien y estudien; no se cansen nunca de ser buscadores de la verdad que los llevará a la verdad plena que es Jesucristo”.

     

Más Iglesia Arquidiocesana