Miles de jóvenes ratificaron su fe en peregrinación a Yumbel

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 10 noviembre, 2012

Miles de jóvenes vivieron una hermosa experiencia, peregrinando 18 kilómetros, en cuyo trayecto – entre Cabrero y Yumbel – reflexionaron en torno al Año de la Fe y la Misión Joven, que anima a la Iglesia.

Movilizados en buses desde todos los rincones de la región del Bío Bío, fueron llegando muy temprano hasta la medialuna de Cabrero, donde el Arzobispo, monseñor Fernando Chomali, hizo el envío a peregrinar en una gigantesca columna, en que intervinieron más de 10 mil jóvenes. Mientras avanzaban los primeros, el vicario de la Pastoral Juvenil, Pbro. Pablo Leiva, acogía y enviaba a los nuevos grupos que se reunían en el lugar.

De una mañana fría, al paso de las horas, la atmósfera se hizo más calurosa, que en algunos tramos obligó a que Bomberos realizara improvisadas lloviznas para refrescar  a los peregrinos acalorados. 

A la cabeza de esta gigantesca columna juvenil, estuvo Monseñor Chomali. “Siento un gran orgullo caminar con miles de jóvenes, porque esta es la  juventud chilena encantada por la Iglesia y  por Jesucristo, con ganas de reunirse en torno a valores fundamentales como es la vida, la familia y el trabajo bien hecho, en una perspectiva trascendente.  Me siento feliz de la alegría que existe, sobre todo de la esperanza”, recalcó.

Agregó que “todos los sectores de la sociedad deberían mirar esto con mucha  atención y sumarse  al reconocimiento que los jóvenes son religiosos y se sienten  muy confortados junto a la Iglesia”.

Dijo además que esta peregrinación es un signo de esperanza para el gran encuentro nacional de jóvenes católicos, que se realizará en enero de 2013. “Esperamos, en el verano, a 4 mil jóvenes de todo Chile, para reflexionar en torno al Año de la Fe, en torno a la Misión Joven y en torno al encuentro con el Papa, en Rio deJaneiro, en junio del próximo año;  y sobretodo reflexionar sobre el país que queremos construir  desde una mirada de fe, que, sin lugar a dudas, le da mayor espesor a la reflexión”.

Por último, Monseñor Chomali comentó que “hay una gran ausencia de liderazgo y los jóvenes están  siendo conducidos por el camino del individualismo  y un camino del consumismo y ese camino pretende sacarlos de la esfera  de Dios y ese camino no conduce a ninguna parte. Estas (peregrinación) son demostraciones muy claras que estamos muy cerca del Señor y los jóvenes, en comunidad, quieren construir un mundo mejor”.

El padre Pablo Leiva, a quien se le observó atento y preocupado que todo funcionara bien y los jóvenes no tuvieran ningún problema, manifestó que “la verdad es que contemplar la vida y laalegría de los jóvenes de Concepción nos llena, siempre, de una esperanza muy grande. Me correspondió recibirlos en la estación de envío y venían  muy contentos, a pesar que algunos se habían levantado a las 3 de la madrugada, pero aquí estaban contentos y felices”.

Indicó que en el envío recordó a los jóvenes  que “estamos en el Añode la Fe y en el Año de la Misión Joven. Estos dos acontecimientos nos acompañan en este camino para que los chiquillos puedan ser misioneros de la fe y de la vida de Cristo, en medio de este mundo”, añadiendo que esta peregrinación es un “ambiente previo para el encuentro nacional. Seremos la diócesis que acogerá el Primer Encuentro Nacional de Jóvenes, en que recibiremos a 4 mil jóvenes de todo el país. Por lo tanto, es un anticipo de esa fiesta inmensa y también de la fiesta que en junio, muchos jóvenes  de Concepción  estarán en la Jornada Mundial en Rio  2013. Ya hay numerosos inscritos y esto será una gran motivación”.

Entre los numerosos testimonios estuvo Cristian,  un joven de la parroquia  Santa Cecilia de Talcahuano. Se trata de un estudiante de la carrera de Kinesiología de la Universidad San Sebastián, quien lleva ya 11 años en la peregrinación; también lo ha hecho en la peregrinación a Santa Teresa de Los Andes. “Ha sido como siempre, una experiencia enriquecedora  que aumenta la fe y, en mi caso, ha servido para dar gracias a Dios por mi salud, por mi familia y por quienes me apoyan con oraciones en mi casa”, señaló.

Marta, una alumna de IVMedio del Colegio Inmaculada Talcahuano, dio a conocer que fueperegrinó porprimera vez. “Creo que es una experiencia maravillosa y vale la pena vivirla. Invitaría a  muchos jóvenes más para los próximos años. Por ser la primera vez, aunque me cansé y agoté, tuve fuerzas para seguir y llegar a Yumbel”, confesó.

La Hermana Patricia, religiosa de la congregación Misioneras Servidoras de la Palabra, de nacionalidad mexicana que desde hace un año está en Chile, expresó que la peregrinación fue una “experiencia muy bonita,  sacrificada, pero que tiene una recompensa. Hay que sacrificarse en la tierra y hay que hacerlo con amor. Es hermoso  estar tan acompañada, pero lo único que deseo es caminar. Llegar cansados es signo de fidelidad a la vida y  la vocación”.

El Pbro. Héctor Mora, vicario de la parroquia San Sebastián de Yumbel, informó que junto al párroco, padre Bernardo Álvarez, sintió una gran alegría al ver a tantos jóvenes y que la preocupación de su parroquia fue disponer los medios para darles acogida. “La peregrinación es un ámbito  preparado por la Vicaría Juvenil y nuestra parroquia facilitó el santuario y campo de oración para acogerlos”, concluyó.

Los jóvenes concluyeron su peregrinación tras la llegada a Yumbel, con la celebración de la eucaristía que presidió Monseñor Chomali, quien agradeció a los peregrinos su compromiso con la Iglesia y resaltó el trabajo y esfuerzo de la Vicaría de Pastoral Juvenil por la organización.

Más Iglesia Arquidiocesana