“Ministro de Dios al servicio de la Iglesia que tanto quiero”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 4 diciembre, 2013

El Diácono en Tránsito Pedro Osses Gutiérrez será ordenado presbítero el 6 de diciembre en la Catedral de Concepción, actualmente se encuentra sirviendo en Cabrero, ayudando en la tareas pastorales.

¿Quiénes forman su familia?

Mis padres, Pedro Osses Montero y Juana María Gutiérrez Ortiz, mis hermanos Alejandro, Marcela y Gloria. 

¿De qué parroquia proviene?

De la parroquia Santa Filomena de Cabrero, del Decanato Rural de nuestra Arquidiócesis.

¿Cuándo descubrió que su vocación es el sacerdocio?

Desde muy joven comencé a participar de los acólitos de la parroquia, y luego más fuertemente cuando salíamos con algunos jóvenes de la parroquia a misionar a las capillas en invierno y verano; aquí descubrí la necesidad del sacerdocio y de alguien que les hablara de Dios a las personas que necesitaban de su presencia paternal.

¿Cómo fue el tiempo de formación en el seminario?

Fue, sin duda, un regalo de Dios compartir con otros hermanos la vida, y además responder a un mismo llamado que nos hacía Dios para formarnos, y así servir en la Iglesia como sacerdotes. Fue algo que no olvidaré y que llenó mi vida con el deseo de ser un buen y santo sacerdote. 

¿Cómo ha sido vuestra experiencia en parroquia?

La verdad, que desde que llegué en marzo a la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de Tomé, como seminarista egresado, ha sido un periodo de crecimiento y de entrega hacia la comunidad. Recibir además el cariño y el testimonio de muchos hermanos que se esfuerzan por servir a la Iglesia a pesar de las dificultades, ha sido para mí un ejemplo de amor a Dios y a la Iglesia.

Ahora, siendo diácono veo cómo a través de mi ministerio puedo dar tanta alegría a muchas familias en los bautizos, donde las familias acercan a sus hijos para que reciban este sacramento y así puedan formar parte de esta Iglesia que tanto amamos; además, el poder realizar algunos matrimonios y ver cómo el amor se hace uno en este sacramento, es un gozo enorme y una gracia de Dios.

¿Qué papel tiene su familia en la decisión que ha tomado?

Mi familia, sin duda, ha sido y va a ser muy importante en mi vida vocacional, pues de su vida cristiana yo he sido fruto, pues son ellos quienes siempre me han ayudado a crecer en mi vida de fe y han sido siempre una gran compañía en mi vida vocacional. Soy un agradecido de Dios por la familia que me ha regalado, creo que sin su apoyo y aliento me hubiese costado llegar a ser un ministro de Dios al servicio de la Iglesia que tanto quiero.

¿Existe algún sacerdote que haya influido y motivado su decisión de ser sacerdote?

Sería muy egoísta de mi parte decir o mencionar a alguien en particular, pero si puedo decir, que son muchos los sacerdotes que me han ayudado con su testimonio de vida sacerdotal, para decidir servir a mi Iglesia como sacerdote. Hoy, debo agradecer el apoyo de mi párroco Rodrigo Villalobos y mi padre Espiritual Jorge Delpiano, así como al equipo de formadores del seminario por su confianza y atenta compañía dentro de mis últimos cuatro años de formación en el seminario.

Más Iglesia Arquidiocesana