Monseñor F. Chomali compartió el impacto social de Lavandería 21 en Puerto Rico

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 21 abril, 2017

Así describió el proyecto social a su audiencia en Puerto Rico, monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción y Gran Canciller de la UCSC, quien participó en el Simposio de la Familia de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, los días 19 y 20 de abril.

El encuentro abordó diversos aspectos del Síndrome de Down, y en este marco, el Arzobispo de Concepción compartió la experiencia de Lavandería 21, una oportunidad laboral que es apoyada por diversos organismos penquistas, en especial la UCSC que es la principal entidad asesora, fortaleciendo las competencias de los 21 jóvenes que ahí laboran en dos turnos “y que están a cargo de toda la cadena de producción. Cada uno recibe, naturalmente, un salario y han demostrado su enorme potencial”, afirmó monseñor Chomali.

El Arzobispo Chomali destacó que este proyecto demuestra que “cuando a la gente se le dan oportunidades, sale adelante, y es posible reunir a las comunidades con la empresa privada, y lograr emprendimientos exitosos, aún con personas que típicamente son marginadas por condiciones como el Síndrome de Down. Cuando hay trabajo, esfuerzo, dedicación y perseverancia, las cosas salen adelante”.

Lavandería Industrial 21 fue creada en el 2014 y es la primera empresa para jóvenes con Síndrome de Down en América del Sur. La carrera de Pedagogía en Educación Diferencial UCSC, entre otras carreras, ha estado encargada de prestar asesoría profesional y capacitación a los padres y jóvenes que forman parte de la Lavandería, además de integrar su Directorio. A esto se suma la coordinación de voluntariados y prácticas profesionales en la que participa la UCSC junto a otras universidades, y proyectos de intervención psicopedagógica, implementadas bajo el modelo de Aprendizaje Servicio (A+S) UCSC.

Simposio en Puerto Rico
Según el presidente de la PUCPR, Dr. Jorge Iván Vélez Arocho, la visita del monseñor Chomali “es muy significativa, porque viene a compartir una experiencia de éxito real, basada en los más profundos valores cristianos, en beneficio de esta población que en ocasiones es marginada y a la cual no se le brindan más oportunidades. Su proyecto es un ejemplo que debemos seguir».

En el evento participaron, además, la Fundación Puertorriqueña de Síndrome de Down y el Instituto Ponceño de Síndrome de Down, además de varios miembros de la Facultad de la PUCPR. El evento cerró con una exposición de obras de arte de un grupo de personas con esta condición y con el concierto de un coro de campanas.

Más Iglesia Arquidiocesana