Monseñor Fernando Chomali: “La Iglesia seguirá acompañando a los trabajadores”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 26 agosto, 2015

Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, confirmó que la Iglesia seguirá acompañando a los mineros de Curanilahue, quienes vivieron durante dos semanas al interior del yacimiento Santa Ana.

Recordó que a pocos días de iniciarse el problema, los dirigentes sindicales acudieron a la Iglesia. “Los mineros fueron a conversar conmigo y pidieron nuestros oficios para ayudar a sacarlos del interior. Los visité y gestioné con los dueños y nos fue mal. Estoy preocupado, porque en Chile hay una total impunidad respecto a las personas que tienen empresas, porque le sacan la mayor riqueza que pueden y después abandonan a sus trabajadores. Eso demuestra la fragilidad del Estado y sobre todo la precariedad con la cual trabajan muchos chilenos”, afirmó.

Dijo que personalmente estuvo en la mina. “Estando allá abajo, uno ve que éste sea un país desarrollado, en las condiciones laborales. En segundo lugar, decir que el Estado generó una instancia paliativa frente a la indolencia de quienes tienen la responsabilidad respecto de sus trabajadores”, indicó.

Agregó que se emocionó cuando “los mineros hayan pedido que yo fuese garante de la firma de acuerdo, para asegurar que se cumpla lo que el Gobierno ha prometido. Tengo que destacar que estas personas, que yo no sé  cuál es su confesión  religiosa, confían en la Iglesia, creen en nosotros y, eso, a mí me obliga a seguir trabajando por las personas que se sienten vulneradas en sus derechos”.

Manifestó que “el nexo con los mineros existe desde hace mucho tiempo, porque el párroco de Curanilahue, padre Pablo Leiva,  ha estado siempre muy presente. Nosotros hemos estado haciendo una gran recolección de alimentos, porque en total son más de 190 familias sin el sueldo desde bastante tiempo y el camino es estar con quienes realmente lo necesita. Hemos cumplido con nuestro deber y, agradezco la confianza depositada en nosotros”.

Finalmente, subrayó que el trabajo es sagrado. “No se puede tratar a las personas como cosas,  y tenemos que ser tremendamente responsables y saber que todos, con nuestros actos, contribuimos positivamente o negativamente en la construcción del país. Digo responsablemente que los dueños de la empresa minera Santa Ana han desprestigiado a los empresarios y han dado una mala impresión respecto de la gran labor que tiene el empresariado en Chile”, enfatizó.

Más Iglesia Arquidiocesana