Monseñor Fernando Chomali llamó a trabajar por superar la pobreza y cuidar la democracia

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 18 septiembre, 2012

Con un fuerte llamado a trabajar y fomentar una cultura de vida y de diálogo, monseñor Fernando Chomali, entregó un profundo mensaje que abordó las diversas problemáticas sociales del país y la región del Bío Bío.

“Lo hacemos con un espíritu constructivo, con un corazón agradecido por esta hermosa patria, Chile, que desde 1810 construye su futuro como nación independiente gracias al heroísmo de tantos compatriotas”, afirmó ante la presencia de las autoridades, representantes de las FF. AA. y Carabineros y de la comunidad, en la celebración del Te Deum, en la Catedral de Concepción.

Monseñor agradeció por tantas cosas positivas en el desarrollo de la vida y la sociedad, planteando: “¿Cómo no dar gracias por la democracia que en octubre se manifestará en la elección de alcaldes y concejales? Democracia que estamos llamados a cuidar con nuestro ejemplo”.

Llamó especialmente al mundo político: “Les pido a los candidatos a alcaldes y concejales que cuiden la democracia, que no reduzcan su programa a meros slogans, sino que a la determinación firme de servir a la comuna. Que actúen siempre de tal forma que nos sentamos orgullosos de su proceder y que con su decir y obrar prestigien la política, por ser el arte mayor dado que está llamada por naturaleza a promover el bien común”.

Dio cuenta respecto a que la Iglesia se ha comprometido a reivindicar el valor del quehacer político promoviendo junto a la UCSC una escuela de líderes políticos. Invitó, a través de una campaña a partir de octubre, a los jóvenes a que se hagan presentes en las urnas.

Destaca el tema de la pobreza y los resultados de la Encuesta CASEN, comentando que Chile es un país que de manera sistemática ha ido reduciendo la pobreza y que las políticas públicas aplicadas en el arco de este período han dado frutos. “De ello nos debemos sentir orgullosos. Si, en Chile hay menos pobres e indigentes que hace 30 años. Y ello es motivo de alegría y de agradecimiento hacia todos quienes con su aporte lo han hecho posible. Superar la pobreza es tarea de todos y es por tanto un logro de todos, empresarios, trabajadores, gobierno de turno, aparato estatal, de todos”.

Recalca que el mismo estudio reconoce  que aún hay pobres e indigentes en nuestro país y especialmente en la región del Bío Bío. “Ello nos obliga a redoblar los esfuerzos para superar este flagelo que lo viven en carne propia compatriotas  nuestros. La pobreza no es en primer lugar un problema político. Es un problema moral que debe movernos a todos desde nuestras áreas de responsabilidad para cada chileno lleve una vida digna, tenga un salario justo, pueda educar a sus hijos, tener una casa propia, prestaciones adecuadas de salud,  y tener una vejez tranquila después haber trabajado toda su vida. A eso hemos de aspirar. A ello deben mirar las políticas públicas que han de tener como horizonte último al hombre, a la mujer, a la familia concreta que se ve vulnerada en sus derechos y en su dignidad por vivir en la pobreza y en la indigencia”, afirmó.

Hizo hincapié sobre en que la brecha entre los distintos estratos sociales, se agranda. “Cada vez son menos los que tienen más y los que tienen menos, cada vez tienen más dificultades para salir adelante. Hemos de trabajar por el crecimiento económico, por cierto, pero también por la equidad en la distribución de los bienes y servicios. La Iglesia promueve el principio del destino universal de los bienes. Todo cuanto existe  Dios nos lo ha regalado a todos, y hoy, más que nunca, en Chile adquiere toda su vigencia y toda su actualidad”.

Abordó la preocupación por los conflictos sociales.“Un triste favor le haríamos a la razón humana y al espíritu republicano y democrático que nos anima si los negamos, los minimizamos o sencillamente los traspasamos a los demás. Uno de ellos tiene que ver con la educación. En Chile, la posibilidad de estudiar en la Universidad no depende solamente de las capacidades de los jóvenes sino que depende en gran medida de la situación económica de los padres y el entorno en que nacieron. Muchos jóvenes muy capaces entrampados por el círculo de la pobreza no pueden ingresar a la educación superior. Ello es una injusticia que clama al cielo dado que muchos jóvenes muy capaces en razón del sistema imperante no pueden hacer prosperar sus capacidades, talentos y habilidades que el mismo Dios les ha dado. Pido a todas las instancias con autoridad a que trabajen incansablemente para que todo joven capaz, independiente de su situación económica o social pueda tener educación de excelencia”, subrayó.

Pidió trabajar también para que los pueblos originarios tengan en el país el sitio que les corresponde. “Es un hecho que son discriminados en virtud de su etnia y ello no contribuye a la paz. Los pueblos originarios son una riqueza para el país. Su cultura y valores enriquecen a la patria. Hemos de terminar con los estigmas odiosos”, planteó.

Afirmó que Chile es un país marítimo por naturaleza, porque Dios la ha dotado de un hermoso mar que tranquilo lo baña. “El mar ha sido fuente de sustento para miles y miles de chilenos a lo largo de la historia. Familias enteras han vivido del mar, ha sido un trabajo que han ido heredando de generación en generación. La pesca artesanal ha sido un modo digno de ganarse el pan con el sudor de la frente. Estos hermanos nuestros se sienten amenazados por la nueva ley de pesca. Quisiera invitar a todos los actores políticos que escuchen atentamente a estos hombres y mujeres de mar que se sienten poco considerados a la hora de elaborar la ley”.

Llamó, además, a fomentar una cultura de la vida y del diálogo, “en la medida que todos nosotros dejemos de ser meros espectadores y asumamos la fascinante tarea de poner todos nuestros dones y talentos al servicio de los demás. Ello es un deber moral de quien se empeña en amar a su patria. Quien ama a su patria no se pregunta qué es lo que Chile le puede entregar sino que más bien se pregunta qué es lo que yo le puedo entregar a Chile”.

Finalmente, dijo que desde este nuevo marco ético “forjaremos el país que soñaron nuestros antepasados. Desde este nuevo marco ético viviremos en paz. Desde este nuevo marco ético haremos próspera nuestra Nación. Desde esta nuevo marco ético le entregaremos a las futuras generaciones un país mejor del que nos dejaron a nosotros. Desde este nuevo marco ético tendremos una auténtica democracia”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana