Monseñor Fernando Chomali llamó al país cuidar a los trabajadores

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 1 mayo, 2012

El Arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomali, planteó que si bien la Iglesia no tiene soluciones técnicas, pidió una Reforma Tributaria para el país,pensando en los pobres.

Monseñor Chomali presidió la Eucaristía de San José Obrero, con motivo del Día Internacional del Trabajo,en la catedral, donde estuvieron presentes  autoridades regionales de gobierno, empresarios, dirigentes de la CUT, dirigentes sindicales y miembros de comunidades de trabajadores católicos.

En su homilía,  Monseñor Chomali  dijo que “hay que dar  gracias a los trabajadores, sin ellos no tendríamos el pan en las mañanas. Son los trabajadores los que mueven el país. He hecho  ver que el trabajo es la cuestión social  y por lo tanto el trabajo y el trabajador no pueden ser tratados como una mercancía, que se transa en el mercado. La belleza del trabajo está en que lo realiza una persona”, agregando que “Juan Pablo II estuvo en la ciudad de Concepción hace 25 años y nos recordó que el trabajo es la clave de la cuestión social. Por ello que es tan importante esta celebración. El trabajo del hombre está indisolublemente unido al querer de Dios”.

También dirigió su mensaje a los empresarios, señalando que “deben cuidar a los trabajadores, porque son la  gran riqueza de una empresa. La riqueza de una empresa no son las máquinas ni el capital ni la marca, sino los trabajadores; ellos son  los que llevan adelante la empresa”, subrayó.

El Arzobispo recordó que hay que trabajar unidos como país, “porque Chile ha crecido económicamente mucho y la brecha continúa, y si queremos un país justo y pacífico, tenemos que trabajar arduamente para superar esa brecha.Dios reparte los talentos y las habilidades a todos por igual”.

Planteó que hay que ayudar fuertemente para que las  personas pobres tengan acceso  a una buena educación. “Pido que se haga una reforma pensando en los pobres y para que puedan  tener también acceso a una educación de excelencia y de esa forma, se superarán las brechas. Con empleo hay desarrollo y la Iglesia  aportará hablando de un desarrollo integral de todos”

También se refirió a que “la Iglesia es clara. Ha dicho que para determinar un sueldo digno, hay que ver la situación de la empresa. Lo  ideal sería que el trabajador se pueda proyectar, tener una familia, educar a sus hijos y sobre todo  tener una vejez digna. Por este motivo tenemos que trabajar más que haya trabajo en una empresaque sea una comunidad”.

Sostuvo, además, que es imposible  que la familia viva con el sueldo mínimo. “El problema está  muchas veces que los niños están muy solos, porque sus padres  tienen que trabajar y eso trae una gran consecuencia. Hay que tener cuidado porque hay 700 mil jóvenes  de entre 18 y 28 años,  que no trabajan ni estudian, esos jóvenes  son una riqueza  del país que tenemos que  cuidar y  promover políticas públicas,  de forma que esos jóvenes tengan acceso a la capacitación y al trabajo. Tenemos que terminar con la dicotomía del capital, la empresa, trabajador y trabajar juntos; la doctrina social es una maravilla, porque reivindica la dignidad del ser humano”, enfatizó.

Durante la celebración,  se hizo entrega de canastas con alimentos para familias pobres y antes de concluir hizo la bendición de trabajadores con sus herramientas de trabajo, a lo cual se agegró la entrega de tres cruces de la Misión Joven para evangelizar el mundo del trabajo.

Más Iglesia Arquidiocesana