Monseñor Fernando Chomali pidió mayor preocupación por los jóvenes y los desempleados

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 18 septiembre, 2013

Junto con agradecer a distintos sectores de la sociedad, dirigió especialmente su mensaje a los distintos actores políticos a tener una campaña electoral que no empañe la democracia.

Ante la presencia de las autoridades de la región del Biobío y numerosas personas, el Arzobispo de Concepción presidió, esta acción de gracias, con motivo de celebrarse los 203 años de firma de la Independencia. El canto del Te Deum estuvo a cargo del Coro Arquidiocesano, acompañado de la Banda Instrumental de la Octava Zona de Carabineros y algunos solistas invitados.

“Al igual que años anteriores nos hemos reunido en la Catedral de Concepción para celebrar el 18 de Septiembre, con una acción de gracias, un Te Deum. Lo hacemos con gran solemnidad porque la Independencia que gozamos la amerita. La misma solemnidad nos obliga a trazar nuestro futuro y a ser responsable de él. La misma solemnidad que produce estar todos juntos en la Casa de Dios”.

Agradeció a Dios por tantos logros y avances, pero especialmente dio gracias a las familias, trabajadores, profesores, profesionales, empleados públicos, empresarios, las FF. AA., Carabineros, Policía de Investigaciones, a gendarmes, médicos y trabajadores de la Salud, entre otros. “Tenemos tantos motivos para dar gracias todos los días, en todo lugar, y  en todo momento”, afirmó.

Manifestó, además, que la Iglesia Católica “se compromete públicamente a cumplir su tarea de anunciar el Evangelio que nos trae Jesús, el Señor, de promover incansablemente la paz y de ayudar al débil y al necesitado”.

Monseñor Chomali centró también su mensaje en la preocupación por los jóvenes. “El país ha crecido mucho económicamente, pero muchos jóvenes están solos, se sienten solos, sus manifestaciones de rabia que vemos día a día en muchos de ellos no es más que el efecto del abandono en que se encuentran”, subrayó, interpelando: “¿Podemos quedar indiferentes frente a ello?”.

Añadió el problema de muchos trabajadores y trabajadoras que son despedidos en las empresas. “preocupa el empobrecimiento del valor del trabajo y los despidos masivos en muchas empresas. El trabajo es sagrado porque lo hace una persona, allí radica su riqueza y su dignidad, y no una mercancía que se transa en el mercado, ni un mero hacer en el engranaje de la producción”.

En su homilía, recordó lo ocurrido en Chile hace 40 años. “Hemos de mirar con mucho respeto y admiración a quienes aún, después de 40 años añoran y claman por despedirlos como se lo merecen. Desde la verdad se dará paso a la justicia y a la reparación y desde allí vendrá el perdón y la reconciliación que tanto anhelamos todos y que miramos con nostalgia”, expresó.

Finalmente, en un mensaje dirigido a los actores del mundo político, Monseñor Chomali, señaló: “Les pido que conviertan estas elecciones en una gran fiesta de la democracia, del valor del ser humano, de la capacidad de reconocer lo bueno que hay en el otro y la hidalguía para reconocer la derrota y la humildad para enfrentar el triunfo”. 

Más Iglesia Arquidiocesana