Monseñor Fernando Chomali presenta documento que interpela la actual realidad

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 3 junio, 2016

Al celebrar 10 años de su ordenación como Obispo, Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, presenta el documento “La esperanza en un Chile que sufre”, con reflexiones que interpelan la actual realidad.

Plantea al inicio de su documento que éste  “Es un análisis de cómo veo Chile y las causas de un cierto pesimismo generalizado,  carente de esperanza que dificulta la convivencia nacional”.

Respecto a la educación, señala: “la piedra angular que inspira y anima el modelo educativo en Chile es la competencia. De niño nos enseñan a competir y no a compartir”. Y agrega que “El objetivo de la educación en Chile no es la búsqueda de la verdad ni la aventura de descubrir junto con los demás las destrezas, habilidades y competencias de cada uno para desarrollarse como persona y servir al prójimo. Aquello no forma parte del entramado cultural”. Enfatiza que el sistema se ha transformado en una “pista atlética con competidores desleales”.

Sostiene que “Chile pasa por una profunda crisis moral y espiritual. Ver en los tribunales a quienes han regido la política, han liderado el deporte, han acreditado universidades o las han dirigido, así como a importantes miembros del ejército, genera un malestar difícil de cuantificar”.

Advierte que “Urgen héroes y santos” y subraya que “Sin cultura, sin belleza, sin arte, sin emprendedores que se atreven, sin servidores públicos comprometidos, sin sueños imposibles, sin quienes creen en la dimensión trascendente de la vida, no perdura una sociedad a escala humana. ¿Qué sería de Chile sin el padre Hurtado y Gabriela Mistral,  entre otros? ¿Qué sería de Chile?”.

Denuncia que “La indiferencia se ha instalado en muchos, como una forma de vida. El egoísmo también. El Papa Francisco habla de la “globalización de la indiferencia” ¿Qué se puede esperar de un país donde la desconfianza se ha apoderado del alma de las personas y la respuesta es aislarse, recluirse y criticar a los demás?”.

Señala, por otra parte, que “El gran tema político en Chile es cómo vamos a continuar en los años venideros en una sociedad con una construcción familiar frágil, natalidad baja y el aumento progresivo de las personas mayores. Este es el gran tema de política pública en Chile, junto, por cierto, al modo como el Estado y la comunidad se va a relacionar con el Pueblo Mapuche y sus justas demandas después de años de postergación e injustas discriminaciones”.

Manifiesta que “Otro factor que ha llevado a este proceso de desintegración social y poco interés por participar en lo público, es el sistemático empeño que han puesto quienes tienen responsabilidades públicas, en relegar la dimensión trascendente de la persona y su originario espíritu religioso al ámbito meramente privado”

Lamenta que no se valore la riqueza inmensa del país, “en los millones y millones de personas que, a través de su fe en Jesús, han descubierto el bien, el sentido de sus vidas y la decencia como un camino a seguir en su propia existencia. Qué sería de Chile sin Lo Vásquez, San Sebastián, Andacollo, Maipú y tantos otros. Allí está el Chile real que muchos se empeñan en desconocer”.

Concluye haciendo un llamado a mirar el futuro del país con esperanza. “Chile tiene una reserva moral y espiritual que nos debe llenar de esperanza en el futuro. Reserva presente a fuego en millones de personas”.

 http://iglesiadeconcepcion.cl/_upload/laesperanzaenunchile.pdf

 

Más Iglesia Arquidiocesana