Monseñor Fernando Chomali saludó a los acólitos manifestando que “son un gran don de Dios”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 18 agosto, 2013

Con gran alegría se reunieron acólitos de distintas parroquias y capillas, en la parroquia El Sagrario de Concepción, donde recibieron el saludo y bendición de Monseñor Fernando Chomali.

“Quisiera decirles estimados jóvenes, que he llegado a esta Misa con una alegría inmensa, porque cada uno de ustedes es un gran don de Dios; un gran regalo de Dios”. Con estas palabras Monseñor Chomali acogió a los niños y adolescentes que prestan servicio en el altar.

“Yo los veo en las parroquias  y capillas, que se preocupan del altar y se preocupan de la celebración eucarística, que es el corazón de la vida de la Iglesia. Quisiera agradecer a todas las personas que colaboran con ustedes; felicitar a sus papás y a sus más, porque sus hijos ayudan de una manera tan hermosa en la Iglesia”, manifestó.

Junto a los acólitos  estaban sus padres muy felices, que los acompañaron  en esta celebración, oportunidad en que Monseñor expresó a sus hijos: “Quiero decirles, muy en serio, que el acolitado es un servicio a la Iglesia, pero también es una etapa de discernimiento, para que ustedes vayan pensando a qué  los llama Dios en sus vidas. Muchos de quienes estamos aquí somos sacerdotes y diáconos que hemos sido acólitos y durante el tiempo de discernimiento también ha estado presente la vocación sacerdotal y religiosa. ¿Quién sabe que aquí pueda salir un sacerdote? Dios quiera que así sea”.

Al concluir su mensaje, el Arzobispo señaló que “esta Misa la celebro por ustedes, en una gran acción de gracias, por todo lo que hacen por la Iglesia”.

Al término, Monseñor comentó que “nos da mucha esperanza en el mundo vocacional”.

 

Claudia Pereira Molina, de la parroquia San José de Curanilahue, acompañó a su hijo Rodrigo García. “Al comienzo dudé un poco, pero pronto me alegré mucho verlo en el altar, lo que le ha servido mucho”, afirmó. En tanto, su hijo, agregó que “el acolitado es algo hermoso y me ha ayudado mucho a cambiar como persona. Me siento más cerca de Dios”.

Más Iglesia Arquidiocesana