Monseñor Fernando Chomali: “Somos herederos de la Resurrección del Señor”

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 10 abril, 2012

Monseñor Fernando Chomali junto con resaltar que “somos herederos de la Resurrección del Señor” anunció la visita del Nuncio Apostólico, monseñor Ivo Scapolo, a la Arquidiócesis de Concepción, en los próximos días.

En su homilía, el Pastor animó a los numerosos fieles que coparon la catedral, que los cristianos tienen la gracia de creer que Dios, “que se hizo hombre, nos acompaña en nuestros dolores, asumiéndolos el mismo, al punto de exclamar: junto a dos ladrones, Dios mío Dios mío porque me has abandonado. Esta es la síntesis, el resumen que sigue vigente, día a día, nuestra propia experiencia. Tenemos a alguien a quien recurrir y entregarle un hijo fallecido, nuestros problemas o el dolor y el desgarro de estar sin trabajo”.

Lamentó que muchos planteen que la vida no tiene ningún sentido. “Es la teoría de los “negristas”, da lo mismo hacer o no hacer, ser o no ser, vivir o no vivir y todo termina en la nada, estamos, en cierto sentido, condenados a la fatalidad y la verdad que es muy poco lo que podemos esperar de los demás. Nosotros, en cambio, no creemos eso. El corazón de nuestra fe nos indica que hay alguien que se preocupa realmente de nosotros, no con palabras, sino que haciendo propio nuestro dolor. Cómo no va a ser hermoso sentir que no estamos solos, que Dios se hace carne a tal punto que comparte el diseño humano, haciéndose parte uno de nosotros, menos en el pecado, pero asumiendo nuestro pecado”, afirmó.

Monseñor recalcó que “esto debe ser motivo para tener esperanza, para vivir con alegría, sabiendo que estamos siempre acompañados por el mismo Dios. Dios quiere ir más lejos, a Él no le bastó hacerse cargo de nuestro pecado y dolor, él nos dice que esta muerte que experimentamos no es la última palabra, sino que la vida. Nosotros debemos asumir eso, y no ser optimista de que la tecnología nos va a resolver los problemas o la ciencia o el desarrollo económico. Es mucho mas profundo: el mal asumido por Dios es redimido por Dios, porque el resucitó y nosotros somos testigos de esa resurrección y nosotros tenemos que educar nuestra conciencia, nuestra libertad , nuestra inteligencia para ver que la muerte no es la última palabra, sino la vida”.

Luego se refirió a que la misión de la Iglesia es una sola: “Anunciar la Buena Nueva de Jesucristo, que Él ha vencido la muerte y nos lleva a una vida de resurrección. Anunciar que Jesucristo resucitó y resucitando Él, resucitamos nosotros”. Agregó que todo cristiano tiene que anunciar que es posible pasar de la desesperanza a la esperanza, es posible pasar del odio al amor, es posible pasar de una mala vida a una buena vida en él. Vivir con Él, vivir conforme a nuestra dignidad y a la plenitud de vida , que el nos ha traído.

 

“Dios quiere que cada uno de nosotros cuidemos este tesoro, y vayamos a anunciarlo. Dios quiera que los padres descubran el corazón de la vida de la Iglesia y promuevan en sus propios hijos, para que sean anunciadores de esta buena nueva, de esa esperanza en un mundo que se debate entre el escepticismo, la desesperanza, la violencia y el dolor. Tenemos una luz maravillosa que es Jesucristo que es capaz de iluminar todo camino, incluso el más oscuro, porque el se declara centro de la historia, desde donde nosotros podemos construir nuestra propia historia, no según nuestra voluntad, sino la voluntad de Él”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana