Monseñor Fernando Chomali valora como muy positivo su primer mes de Arzobispo

Más Noticias

Publicado el: 23 junio, 2011

Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de la Arquidiócesis de la santísima Concepción, quien recibirá el Palio de SS Benedicto XVI, en Roma, en los próximos días, se mostró confiado en avanzar en la solución de algunos problemas sociales como la situación del pueblo mapuche y la reconstrucción de viviendas para damnificados en la zona.

Usted ha tenido una intensa agenda, que partió incluso antes de tomar posesión formal de la diócesis  ¿Cómo evaluaría su primer mes de labor pastoral en la Arquidiócesis de Concepción?

El primer mes ha sido muy positivo. He podido conocer casi todos los estamentos de la Arquidiócesis y he quedado muy impresionado del compromiso de los agentes pastorales por la labor evangelizadora que realiza.

¿Cómo ha sentido la acogida de la Iglesia de Concepción?

Soy una persona agradecida de la vida. Me ha dado mucho y quiero entregar mucho. Me llena de alegría el esfuerzo que han desplegado para recibirme tanto al interior de la Iglesia como las autoridades. Agradezco haber conocido los problemas de fondo de la Arquidiócesis como la situación del pueblo mapuche, las difíciles condiciones en que trabajan muchas personas y la inequidad.

Mapuches

Como Arzobispo ¿cómo ha sentido su  intervención en dos conflictos sociales (portuarios y mapuches)? 

Colaborar para que brille la verdad de la realidad es parte de mi misión apostólica así como velar para que la vida sea custodiada. Cuando los familiares de los comuneros en huelga de hambre me buscaron no dudé en acoger su llamado. Lo mismo con los dirigentes de Puertos Lirquén. Soy un servidor que quiere la paz, el entendimiento y la justicia.

¿Qué opina de la disposición de los mapuches por buscar una salida a sus problemas?

Gracias a Dios depusieron la huelga de hambre. Vamos a trabajar junto a ellos y otras organizaciones en una Comisión para que el pueblo mapuche sea valorado en toda su riqueza. Me conmovió cuando un familiar de uno de ellos me dijo que eran discriminados por su raza. Eso es inaceptable.

Usted conforma una Comisión en la que los mapuches tienen gran esperanza ¿Cuál es su nivel de confianza respecto a que el problema del pueblo mapuche, efectivamente irá superándose?

Dependerá de nuestro trabajo y de la voluntad de quienes tienen que tomar decisiones al interior del Estado de Chile. Sería un grave error histórico y político no avanzar en las materias que son motivo de desazón por su parte. Creo que falta mucho por hacer para que el pueblo mapuche sea valorado como se lo merecen.

¿Cuál es el mensaje de la Iglesia para quienes tienen responsabilidad en la búsqueda de solución a este tema?

El mensaje de la Iglesia es que un signo de civilidad y sana convivencia es respetar a los pueblos originarios en toda su riqueza y que no sean injustamente discriminados. Son las personas con mayor índice de pobreza y eso duele, por cierto.

Pobladores Damnificados

Monseñor, se le ha visto preocupado por los que sufren. Acaba de visitar a familias de Villa Futuro, en Chiguayante, que sufren aún los efectos del terremoto, a quienes ha llevado, como Pastor, un mensaje de aliento y compañía. ¿Cuánto lo ha impactado la realidad de los que sufren en esta región? ¿Hará gestiones para contribuir a buscar soluciones más rápidas de quienes sufren?

He quedado conmovido al visitar la Villa Futuro. Ver niños, enfermos y ancianos en esas condiciones cala a fondo el alma y me hace pensar si los índices macroeconómicos son un buen diagnóstico de lo que realmente le pasa a los chilenos más pobres. Recién llegado a Concepción supe de ellos por una dirigente vecinal que estaba esperando a una guagua de 4 meses en la morgue del hospital regional que había fallecido de neumonía. En pleno siglo XXI con un  PIB de quince mil dólares es inaceptable. Le escribí una carta al ministro de Vivienda para que haga sus mejores esfuerzos para terminar con las aldeas. Es un dolor que clama al cielo. No puedo hacer como si no existiera. El mismo Cristo sufriente está ahí.

Usted se ha reunido con diversos sectores (CUT, Profesores, Periodistas, los jóvenes, los niños) y ha visitado varios lugares de la región ¿Cuáles serán los énfasis que pondrá en su labor pastoral?

Mi énfasis será mostrar el rostro misericordioso de Jesús y continuar con la labor evangelizadora de la Iglesia. Anunciar a Cristo es un acto eminente de caridad porque Él es el camino, la verdad y la vida.

Educación

Llama la atención la movilización de los estudiantes y los profesores ¿Usted cree que hay causas profundas en este problema, que no logran enfrentarse?

Sí. Requiere cambios profundos. Los estudiantes de familias más pobres están en desventaja para ingresar a la Universidad y de clase media terminan agobiados por el endeudamiento. Cada joven capaz debiese estudiar. Es un bien para el país. Los países salen adelante con mayor y mejor educación. Es cierto que se ha avanzado en cobertura, pero falta mucho. También hay que mirar la calidad de la educación que va más allá de preparar a los jóvenes a que tengan una profesión. Urge preparar personas de bien.

Finalmente, Monseñor usted viaja en los próximos días a Roma para recibir el Palio,  de manos de su S. S. Benedicto XVI ¿Qué significa para usted este acto? ¿Qué trascendencia tiene para un Arzobispo?

Es un signo de comunión con el Santo Padre y también un mayor compromiso con la oveja perdida. El palio está hecho de lana de oveja que nos recuerda nuestro compromiso con el más débil, el caído, el que necesita ser llevado al hombro del pastor.

 

Más Noticias