Obispos valoran gratificante experiencia de escucha en antesala del Año de la Misericordia

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 13 noviembre, 2015

Las dificultades y esperanzas en el caminar de la Iglesia hoy en Chile fueron el eje conductor de la 110ª asamblea plenaria del Episcopado chileno. La realidad del abuso de poder y la necesidad de empatizar con el dolor de las víctimas también fueron tema en la cita de los obispos.

Al dar cuenta de este encuentro episcopal en conferencia de prensa, su presidente, el arzobispo de Santiago, Card. Ricardo Ezzati, explicó que fue una asamblea fraterna y de comunión. Se inició el lunes 9 con la presencia del Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Card. Gerhard Müller, quien dialogó con los obispos sobre diversos temas de la vida de la Iglesia. Ese mismo día, por la tarde, visitó a los obispos el Ministro del Interior, Jorge Burgos, con quien tuvieron un franco diálogo sobre asuntos que preocupan tanto a la Iglesia como al Gobierno, y que son de conocimiento público.

Gratificante experiencia de escucha a laicos y consagrados

Por su parte, el obispo de Melipilla y secretario general del Episcopado, mons. Cristián Contreras Villarroel, destacó que el día martes 10 fue dedicado por completo a escuchar a 28 personas, laicos, laicas, y consagrados, especialmente invitados para conocer directamente de ellos su mirada sobre el momento actual que vive nuestra Iglesia, y cómo la realidad eclesial nos interpela a ser una Iglesia de misericordia.

Sostuvo Mons. Contreras que con mucha generosidad estas personas "quisieron venir a compartir con nosotros, con franqueza y confianza, su parecer sobre el momento que vivimos. Esta experiencia ha sido muy gratificante para los obispos. Nos hace bien escuchar, no solo lo que quisiéramos escuchar. Ha sido este un ejercicio de lo que queremos ser: Iglesia en comunión, aportando cada quien desde su diversa situación y perspectiva".

Aprender a escuchar y empatizar con el dolor vivido por víctimas

Fue Mons. Alejandro Goic, obispo de Rancagua y vicepresidente de la CECh, quien explicó que en esta asamblea los obispos dedicaron tres sesiones a la formación sobre prevención de abuso, proceso que los obispos se habían comprometido a desarrollar en el contexto de las Líneas guía "Cuidado y esperanza", vigentes en todas las diócesis desde el 16 de julio pasado.

"En el contexto de esa formación, dialogamos sobre la necesidad de aprender a escuchar y empatizar con el dolor y horror que han vivido las víctimas de abusos, y a cuestionarnos por qué han ocurrido estos casos en la Iglesia, con la finalidad de evitar que se repitan", afirmó Mons. Goic.

Añadió que los obispos tienen el propósito de seguir sensibilizando y trabajando junto a toda la Iglesia en este empeño, "como lo hemos hecho intensamente este año". En ese sentido, contó que durante 2015 han recibido algún tipo de formación en prevención de abusos 1776 agentes pastorales y educativos, 159 personas han sido capacitadas como formadores, en tres jornadas regionales de formación. Y que ahora comienza a multiplicarse esta formación en instancias diocesanas.

El obispo de Rancagua, quien preside el Consejo nacional de prevención de abusos a menores de edad y acompañamiento de víctimas, manifestó que los obispos también reflexionaron detenidamente sobre el abuso de poder y de conciencia, que es el trasfondo del abuso sexual. "Estamos mirando caminos para hacer la detección temprana de situaciones de abuso en el ejercicio de la autoridad", apuntó.

Otro de los temas que los obispos dialogaron fueron las conclusiones y aportes del reciente Sínodo ordinario sobre la familia, a partir del testimonio de los dos representantes de la Conferencia Episcopal chilena en dicha asamblea sinodal, el cardenal Ricardo Ezzati y el obispo de Punta Arenas, Mons. Bernardo Bastres.

Por último, Mons. Cristián Contreras Villarroel, secretario general de la CECh, informó que los obispos aprobaron un Mensaje dirigido a las Comunidades Católicas de Chile, que se ha solicitado sea leído en las misas del fin de semana en el país.

Decisión de renunciar al fuero

El presidente de la CECh, cardenal Ricardo Ezzati, al ser consultado por los medios de prensa sobre el proyecto de ley que busca terminar con los beneficios procesales contemplados en causas judiciales a autoridades eclesiásticas, respondió que en su opinión esto es una liberación.

El arzobispo de Santiago señaló estar de acuerdo con esta iniciativa, y anunció la intención de los obispos de renunciar a este beneficio. Queremos adelantar nuestra intención de "renunciar al fuero. Somos ciudadanos como todos los demás, y en ese sentido, nosotros mismos lo vamos a proponer" y agregó "estamos felices de que nos consideren como ciudadanos, y como ciudadanos que tienen deberes y derechos como todos los demás", concluyó.

Consultado sobre la crisis de confianza y credibilidad que enfrenta la institucionalidad chilena, el card. Ezzati señaló que este un gran desafío para la sociedad en su conjunto, en el que se debe avanzar creando más amistad cívica.

OFICINA DE COMUNICACIONES Y PRENSA

CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE

Más Iglesia Arquidiocesana