P. Pedro Gómez es nuevo párroco de Nuestra Señora de Lourdes

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 9 abril, 2018

Tras cumplir el rito de toma de posesión de la parroquia, el padre Pedro Gómez – quien es además Vicario General de la Arquidiócesis – se constituyó como nuevo párroco de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en el sector Pedro de Valdivia, en Concepción.

El templo estuvo lleno de fieles, el domingo 8 de abril, a las 12 horas, para despedir al padre Luis Rifo, quien estuvo a cargo de la parroquia por seis años y especialmente, acoger al nuevo sacerdote.

El padre Pedro, antes de concluir la celebración, manifestó sus agradecimientos por esta nueva responsabilidad pastoral “a Dios, por la vida y la vocación sacerdotal y poder disfrutar de estos momentos tan gozosos. Agradezco  la confianza de la Iglesia,  a través del Obispo; agradezco la presencia de sacerdotes, diáconos, de las hermanas salesas, a mi familia, a los fieles de la capilla de san José Obrero y a toda la asamblea, aquí presente”.

Luego, dirigió palabras de invitación a los niños, a los jóvenes, a los adultos y a los adultos mayores,  para que compartan sus talentos y dones y poder crecer en comunión con la Iglesia.

Presidió la celebración, Monseñor Fernando Chomali, y en su homilía indicó que  la arquidiócesis cuenta con más de 50 parroquias y 500 capillas y comunidades, agregando que “estos últimos días han sido muy hermosos, porque he entregado seis parroquias y  he visto a comunidades agradecidas de sus párrocos que han cumplido su tiempo;, ha habido hermosas despedidas y, al mismo tiempo, las comunidades están agradecidas de sus nuevos sacerdotes”.

Precisó que el párroco no es posesión de la parroquia, sino que es un sacerdote que se entrega a la Iglesia. “La parroquia debe ser un lugar donde todos los creyentes gocen de simpatía y eso ocurre cuando la Iglesia está al servicio de las personas, de los más necesitados y cuando se reconoce servidora de los demás”, expresó.

Reflexionó, a la luz del Evangelio, que “cuesta transmitir la fe y el desafío es buscar caminos nuevos para darlo a conocer, especialmente a las familias, porque la familia resulta ser un lugar fundamental de evangelización. Lamentablemente la familia se ha ido pauperizando poco a poco y sabemos que el futuro de la humanidad y de la Iglesia depende de la familia, porque ahí está el corazón mismo de lo que quiere un ser humano y es, además, el canal más natural generar vocaciones sacerdotales”.

Monseñor concluyó su mensaje recordando al Papa Francisco, en el sentido de hacer de la parroquia “un oasis de misericordia”, para que toda persona que acude y visite una parroquia salga fortalecido del amor de Dios.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana