Padre José Miguel San Martín se despidió emocionado de Arauco

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 16 marzo, 2017

Emocionado agradeció a la comunidad de Arauco, el Padre José Miguel San Martín, quien permaneció durante cuatro años y dos meses como administrador parroquial. Autoridades y representantes de distintos sectores de la comuna de Arauco lo despidieron en un acto de camaradería, en que agradecieron su servicio pastoral.

Antes de dejar la parroquia San José, el Padre José Miguel recordó que al llegar a Arauco, ante la necesidad de un párroco en esa zona, “yo mismo me propuse para ir y tomar, por algún tiempo, la administración de la Parroquia, lo que fue aceptado por el señor Arzobispo y, en ese momento, también presente el Vicario de Arauco, Monseñor Pedro Ossandón”. En esos instantes, participaba en el Consejo de Gobierno.

 

¿Cómo ha sido esta experiencia pastoral?

De mucho aprendizaje. En la zona de Arauco, hay mucho por hacer en cuanto a la evangelización, hay mucho que impulsar en la construcción de “una vida mejor para todos”, hay demasiada gente que busca a ese Dios sin poderlo encontrar. Si queremos realmente una vida más evangélica, más digna para todos, las fuerzas se deben unir a todo nivel y en eso estuvimos. Hicimos lo que pudimos gracias al apoyo del Padre Mariano Puga que formó bíblicamente a la gente; al Padre Fernando Candia y Padre Milton Rodríguez que colaboraron con la pastoral del Liceo San Francisco; a las cuatro congregaciones de religiosas presentes en Arauco, mujeres consagradas a Dios que diariamente entregan con alegría su vida por un ideal; a los Hermanos Diáconos Salgado y Sánchez, y laicos Orlando Castro ofs y Omar Rodríguez quien fue mi secretario, sé que ellos se esforzaron por estar allí y la seriedad en el servicio facilitó mi trabajo; y a tantos laicos araucanos que aman la Iglesia y están dispuestos a colaborar.

 

 ¿Cómo se siente hoy, al dejar Arauco?

Muy contento de servir entre el pueblo araucano, de haber conocido gente maravillosa, valiosa, generosa; contento de haber acompañado a la comunidad y con lo que somos, haber dado una pequeña contribución a la formación cristiana de la gente.

 

¿Cómo valora el trabajo y apoyo de los laicos?

Uno de los grandes signos de nuestro tiempo es la creciente necesidad de participación en la Iglesia e hicimos esfuerzos para que los laicos tuvieran un gran protagonismo, pero en una verdadera comunión y participación eclesial.

 

¿Cómo ha sido el apoyo de las congregaciones religiosas con presencia en Arauco?

Muy importante y valioso! Creo que las religiosas han contribuido grandemente para que la fe católica permanezca en Arauco. Las religiosas brillan por su buen ejemplo y testimonio de entrega: las Hermanas Franciscanas de Angol, llevan más de 80 años de presencia y misión en Arauco a través del apoyo a la parroquia y la enseñanza en el colegio más grande de la zona que tiene una matrícula de más de 1700 alumnos; las Hermanas Dominicas mantienen por casi dos décadas el hogar con más 80 senescentes; las Hermanas del Niño Jesús por 12 años viven insertas en medio del pueblo pobre y las Hermanas de la Anunciación recién llegadas dan un buen testimonio en la misión campesinas, ninguna distancia es lejos para ellas si del Señor van a hablar…

 

 

Al despedirse, dijo también que “el tiempo, en la Curia, fue un servicio muy enriquecedor para mí y estoy muy agradecido por la confianza de los Obispos y el cariño de todas las personas con las cuales tuve la fortuna de trabajar. Ahora sólo continuaré sirviendo como Juez del Tribunal cada vez que lo soliciten”.

Más Iglesia Arquidiocesana