Padre Luis Rifo tomó posesión de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de Hualpén

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 7 abril, 2018

El padre Luis Rifo Feliú tomó posesión como párroco de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en la comuna de Hualpén, durante la celebración de una eucaristía que presidió monseñor Fernando Chomali y concelebraron el vicario general, padre Pedro Gómez y varios sacerdotes y diáconos.

En la celebración, que se efectuó este sábado 7 de abril, al mediodía,  hubo presencia de numerosos fieles de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, quienes acompañaron a quien fuera su párroco durante seis años, en el sector de Pedro de Valdivia, en Concepción.

El nuevo párroco, previo a tomar posesión, hizo su profesión de fe y juramento de fidelidad y se cumplió con el ritual para esta acción, que incluyó la entrega de las llaves del templo, llaves del Sagrario y la Sede presidencial.

En su homilía, Monseñor Chomali  expresó que en los últimos meses ha participado en la entrega de varias parroquias. “He visto una actitud de agradecimiento por lo que hace el párroco y una actitud de acogida por el párroco que llega”.

Se refirió a que la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe “es muy hermosa, porque es una comunidad muy sólida, que trabaja mucho, que tiene una sana  autonomía para hacer sus cosas y, además, con el gran regalo de hace un año, de las hermanas Betlemitas que llegaron a Lebu, son una bendición de dios para esta comunidad”.

Monseñor destacó que “el sacerdocio es un don gratuito, donde hay una gran disponibilidad para servir al pueblo de Dios. Es muy importante cuidar a los sacerdotes y una forma es promover incansablemente las vocaciones sacerdotales y religiosas” y añadió que “estamos en un tiempo privilegiado, porque el Papa nos ha invitado a transformar las parroquias en un oasis de misericordia. No hay misericordia en las casas comerciales,  en los bancos. Y la gente lo que pide hoy – que anda muy entretenida, pero no feliz –  es misericordia”.

Llamó también a ser una  Iglesia en salida, con espíritu misionero, que debe ser “tarea de todos”. Asimismo, indicó la prioridad de una gran preocupación por los más necesitados. “Estoy muy contento, porque prácticamente no hay una parroquia, en Concepción, que no tenga un servicio concreto para los más pobres”, afirmó.

El párroco

El padre Luis Rifo  se muy contento con este nuevo desafío pastoral. Dijo que lo recibe como “una invitación del Señor para hacer su voluntad, que es el sentimiento más de fondo que tengo, dentro de la vocación que Él me ha concedido, la cual agradezco todos los días. Él  tiene un proyecto para mí y quiere realizarlo en mí y en los demás. Yo quiero estar muy disponible para lo que el Señor quiera y disponible para ir donde me llame. Estoy con una disposición muy agradecida de Dios por ser sacerdote y los pasos a que Él me invita a dar”.

Manifestó que este nuevo destino en su ministerio sacerdotal “es un regalo y una gran oportunidad”, agradeciendo a la comunidad de Nuestra Señora de Lourdes, en Pedro de Valdivia, donde sirvió por seis años.

El padre Luis fue ordenado sacerdote en 1993 y en sus 25 años de presbítero ha cumplido una amplia labor al servicio de la Iglesia. “He estado en las parroquias Natividad de María, san Juan de Mata, Nuestra Señora de Lourdes y  gran parte también en  la UCSC,  como académico, donde también ocupé el cargo de Vice gran canciller y fui director espiritual canónico, por 12 años, en el Seminario Metropolitano”.

Más Iglesia Arquidiocesana