Padres de colegios católicos se reunieron con su Arzobispo

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 24 octubre, 2012

Una amena jornada de reunión sostuvo Monseñor Fernando Chomali con los centros de padres y apoderados de colegios católicos de nuestra Arquidiócesis, llevada a cabo en el Instituto de Humanidades de Concepción este martes 23 de octubre.

Organizada por la Vicaría para la Educación, este encuentro que partió a eso de las 19.00 horas, comenzó con una oración y lectura de la Palabra de Dios por parte del Vicario para la Educación, Pbro. Francisco Osorio. Luego, nuestro Arzobispo compartió un profundo mensaje enfocado en la importancia de la familia.

Mons. Chomali señaló en reiteradas ocasiones que lo que salva es el amor, “hoy vivimos en una sociedad que se asemeja a una pista atlética, donde nos enseñan a competir desde pequeños para ser mejor que el otro. La competencia es tan brutal  por conseguir este objetivo, que para dar una mejor educación los padres han empezado a hacer cálculos, cómo por ejemplo cuántos hijos tener”.

Con experiencias de su vida Mons. Chomali comparó la vida familiar de antes con la que vivimos ahora, “hoy, a diferencia de lo que ocurría años atrás, los padres tienen que competir con Internet, la TV, la alta cantidad de información para educar a sus hijos, quienes están horas solos frente a esto”.

Agregó que “nuestra vocación es ser felices. Hoy, lo primero que hay que hacer es fortalecer a la familia, porque es donde se fragua el futuro de la sociedad, donde se forman personas que descubran su vocación y se preocupen por el prójimo”. “Es necesario darle un sentido de trascendencia a los jóvenes que no le encuentran sentido a su vida y buscan evadirse en el alcohol, la droga, en conducir a velocidades altísimas. Un muchacho lo que necesita es que lo quieran y eso los jóvenes en la actualidad lo están pidiendo a gritos”, añadió.

Finalmente, se refirió al perdón, señalando que “nos hemos olvidado de pedir perdón y perdonar. En una sociedad donde se está perdiendo el amor, la misericordia, abunda el odio, el rencor, los homicidios, suicidios, el pecado”, concluyó.

Más Iglesia Arquidiocesana