Parroquia de Lagunillas cuenta con hermoso mural

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 2 diciembre, 2016

En la parroquia Familia de Nazareth, en el sector Lagunillas de Coronel, fue bendecido recientemente un hermoso mural, realizado por el destacado artista nacional, Ignacio Ossandón Domínguez.

Consultado cómo se gestó esta obra recordó que el Padre Francisco Valladares, párroco en ese momento, le consultó acerca de su disponibilidad. “Yo acepté el desafío, sabiendo que era un muro bastante difícil de pintar por su tamaño y sus diferentes curvaturas. Conversamos un poco sobre la temática. Yo le propuse un Cristo Pantocrátor al centro, acompañado por la crucifixión y el descenso a los infiernos. Sobre el Pantocrátor se pintaría el cordero degollado del apocalipsis sobre un manto verdoso que representa la segunda venida de Cristo en gloria y majestad y el fin de la historia. Después le presente un boceto y una vez afinados los detalles comenzaron los trabajos”.

¿Cuáles son las características principales de este ícono?

“En cuanto a la técnica, primero se debe preparar el muro con un estuco especial traído de Italia. Después se proyecta el boceto sobre el muro y a continuación se afina el dibujo a carboncillo. Cada escena y personaje debe estar en armonía con el resto. Una vez satisfecho con el dibujo comienza la pintura. Esta se pinta en base al óleo, es decir, son pigmentos mezclados con aceite de linaza y trementina. Normalmente uno se concentra en una escena, después pasa a la otra, y así sucesivamente. Después se trabaja todo el conjunto pintando aquí y allá, hasta armonizar al máximo la armonía del conjunto. Finalmente me voy concentrando en los rostros para que cada uno tenga una expresión viva y única”.

¿Cuándo se inició y cuánto tiempo se requirió?

 “Se iniciaron los trabajos a comienzos del 2014 y se terminó en marzo 2015. Las pinturas las hice prácticamente solo y las láminas de oro (también traído de Italia) me ayudaron a ponerlas jóvenes de la parroquia y mi ayudantes Sergio Matus y Eduardo Farías”.

Usted es un artista especializado en arte sagrado ¿Cómo surge esta tendencia?

“Ha sido un largo camino. Yo creo que esta tendencia surge guiado por el Espíritu Santo para ayudar a la Iglesia y a los hombres a encontrarse con el misterio y la belleza de su liturgia. Es un arte altamente contemplativo, que nos invita al reposo en Dios de nuestras agitadas vidas. Mi primera pintura sacra fue pintar un Pantocrátor para la inauguración de un mural en una parroquia de la zona norte de Santiago en 1992. Después fui pintando diversos murales a lo largo de chile, normalmente en zonas bastante pobres pero con templos bastante dignos o fáciles de adaptar para acoger este tipo de pintura monumental. Más adelante integre un equipo internacional de pintores trabajando en Italia y España.  Después estuve pintando en México, más adelante me case en Chile con una viuda con seis niños y aquí ya me quede en Chile”.

¿Qué siente un artista al lograr este tipo de obras?

“Una gran satisfacción y una cierta sensación de "deber cumplido" por decirlo así. Me alegra ver a la gente asombrada y contenta contemplando la obra. Aun cuando sean gentes sin mayor cultura, ni preparación artística, les llega al corazón, que es lo importante. Esta pintura embellece, eleva y consuela nuestro espíritu, que junto con la proclamación de la palabra de Dios, los cantos, la comunión y demás partes de la divina Liturgia nos adentran  en el terreno de Dios, por decirlo así.  Nos invade con sus dones y gracias santificantes. Las raíces de estas pinturas provienen del arte sacro oriental pero están modernizados por los avances  y descubrimientos pictóricos del arte occidental. Podríamos decir que es un arte iconográfico renovado. La Iglesia está recuperando sus antiguos tesoros que estaban medio ignorados y entregarlos al pueblo santo de Dios, actualizándolos al siglo XXI pero anclados en la  gran tradición de los Apóstoles y de la Iglesia Primitiva”.

¿Tiene proyectos en otras ciudades?

“Sí. Ahora mismo estoy pintando un mural en la Parroquia San Lucas (patrono de los artistas), comuna Pedro Aguirre Cerda, en Santiago. El tema es la Epifanía del Señor. Será una gran ayuda para la comunidad y dará mucha gloria a Dios”.

Más Iglesia Arquidiocesana