Parroquia San Agustín es un nuevo espacio para la Cultura y las Artes en Concepción

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 27 noviembre, 2016

Contento se mostró el padre Yuliano Viveros O.S.A., al concluir la IV Semana de la Cultura y las Artes, en la parroquia San Agustín, que se ha convertido un nuevo espacio cultural para Concepción.

El programa se desarrolló entre el 21 y 25 de noviembre, actividad que estuvo enmarcada en la solidaridad, ya que junto con la exposición de pinturas, fotografías y esculturas, también hubo destacados expositores en diversos temas, pero a la vez se realizó una campaña solidaria para ir en apoyo de los pobladores del sector Agüita de la Perdiz.

“Esta semana, para nuestra comunidad parroquial ha sido una verdadera  bendición de Dios Nuestro Padre, pues nos hemos  sentido inmensamente apoyados en la realización de esta IV versión de tan apasionado proyecto que, desde sus orígenes, nos ha  llenado de profunda ilusión”, afirmó al cierre de la semana.

La iniciativa constituye un ejemplo y se ha ido consolidando en sus objetivos. “Por medio de estas palabras  finales, les quiero  hablar de nuestro deseo como comunidad parroquial de san Agustín. Nuestro primordial deseo es poder responder a las necesidades de nuestra jurisdicción parroquial y  estar dispuestos a acoger a todos quienes quieran encontrarse con Dios, ya sea desde la fe y la devoción,  desde la belleza, el arte  o las distintas expresiones de la cultura. Este templo –como sabemos –ha sido consagrado como casa de Dios y este  párroco y su consejo pastoral desean que sus puertas estén siempre abiertas para todos, sin excepción”.

Manifestó su comunidad desea que “la parroquia sea inclusiva, de impronta creyente, solidaria, promotora de la cultura y las artes, consciente de la diferencia y la crisis de fe que hoy agobia al mundo. Queremos ser una comunidad parroquial que influya positivamente en el  desarrollo de la cultura de nuestra ciudad, desde la fe y la devoción, en primer lugar, pero acogiendo a todos los que se acercan a Dios, de la cultura y las artes, porque sabemos que Dios se manifiesta a todos los corazones de buena voluntad, particularmente a aquellos que buscan lo que es bueno, bello, justo, y agradable a los ojos del Creador”.

El Padre Yuliano resaltó la importancia de promover la cultura y las artes, en todas sus variantes,  “pero siempre como expresión de fe y amor a Dios, manifestado de manera concreta de amor al prójimo. En esta ocasión, mi sencilla reflexión estuvo centrada fundamentalmente en la solidaridad como expresión concreta de la caridad”.

Recordó al Papa Francisco, citando su carta encíclica Lumen fidae. “La luz de la fe no nos lleva a olvidar nuestros sufrimientos del mundo, y esa ha sido precisamente nuestra  principal motivación en la realización de la semana de la cultura y las artes con fines solidarios. Es decir, expresar a Dios nuestro amor y ante cada una de las expresiones artísticas y las reflexiones tan profundas que pudimos presenciar, pero sin olvidarnos del hermano que se siente solo y desamparado. El amor se expresa de forma concreta, con rostro y apellido, sólo así se vuelve maduro y verdadero. ¿Cómo desoír el clamor de quienes sufren cuando nos es confiado con tanta sinceridad? Cristo nunca desoyó el clamor de los pobres ¿por qué habíamos de hacerlo nosotros? que nos reconocemos como sus discípulos, si somos cristianos maduros, no podemos pasar por alto el clamor de los pobres”, afirmó.

Expuso que como párroco, su comunidad religiosa y el Consejo Pastoral están dispuestos a seguir motivando “para que juntos comencemos a cambiar las injusticas y faltas de oportunidades que existen, en nuestra jurisdicción parroquial. Esto, ciertamente, dentro de nuestras posibilidades. Para ello, debemos hacernos cargos de las necesidades más urgentes y como padre y pastor de esta comunidad creo que nuestra urgencia hoy es dar respuesta a las necesidades de la población Agüita de la Perdiz, con la implementación del dispensario médico del sector, y se pueda dar atención primaria y de salud a nuestros hermanos, a aquellos que tienen menos posibilidades”.

Reconoció que este desafío solidario “se trata de un proyecto grande, ambicioso tal vez, sin embargo, creo con el corazón y la bendición de Dios, y el compromiso permanente y cariñoso de cada uno de ustedes, este sueño puede convertirse en realidad, en bien de quienes hoy más necesitan de nuestro apoyo”.

Llamó a quienes han participado de las actividades culturales en la parroquia a  seguir comprometiéndose y a motivar a muchos otros, para sumarse a esta causa solidaria. “La solidaridad nunca ha sido una obligación, pues debe nacer de la respuesta libre de la conciencia, sin embargo, déjenos motivarnos con estas palabras, déjenos entusiasmarnos como Cristo Jesús lo hizo cuando nos dice: cuando tuve hambre, me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber, estuve enfermo y en cárcel y me visitaron. Que estas palabras de Jesús queden resonando en nuestra conciencia y nos ayuden a convencernos de que alguien puede vivir más dignamente, gracias a nuestra ayuda generosa y comprometida”.

En este sentido recordó que “esta fue la viga maestra del recién culminado jubileo extraordinario  de la Misericordia, a saber, la misericordia hecha obras concretas, tanto de forma espiritual como  corporal”.

Al culminar la semana de la Cultura y las Artes con fines solidarios, en su cuarta versión, el Padre Yuliano agradeció “desde lo más profundo de mi corazón, y a nombre de mi comunidad religiosa, y consejo pastoral, a cada uno de los que hicieron posible la realización de esta Semana de la Cultura y las Artes con fines solidarios.  A todos quienes ayudaron en la organización y ejecución de  todas y cada una de las actividades, a quienes se cansaron, trasnocharon, y vieron alterados su planes personales en esta cruzada de solidaridad, a los que trabajaron horas extras y se pusieron al servicio de la comunidad cuando se les necesitó. Para cada uno, nuestro reconocimiento, bendición y acciones de gracia”.

 

Más Iglesia Arquidiocesana