Participar para construir una sociedad más justa

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 28 junio, 2013

El portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile recordó que la participación en los asuntos públicos y procesos electorales es, además de un derecho ciudadano, un deber para los cristianos.

Como una forma efectiva de aportar a la construcción de una sociedad más justa, inclusiva y fraterna calificó el vocero de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, la participación en las elecciones primarias presidenciales que se efectuarán este domingo 30 de junio.

Recordó que participar en los asuntos públicos y procesos electorales es un deber para los cristianos: “La Iglesia valora y promueve la participación ciudadana en los procesos democráticos, como un modo pacífico de contribuir al bien común y al respeto de la dignidad de las personas”.

El Portavoz añadió que el papa Francisco recordó hace unas semanas que trabajar por el bien común, que es el fin de la política, es un deber para toda persona cristiana. “Por eso un voto responsable supone una tarea de discernimiento: reflexionar sobre el país que queremos, dejarnos iluminar por los valores del Reino, conocer las candidaturas y sus programas a la luz de esa mirada lúcida, y decidir en conciencia”.

Citando un mensaje de la 104ª Asamblea Plenaria de la CECh, Coiro ratificó el llamado a los católicos a “colaborar con las instituciones políticas y sociales para resituar la política en el lugar que le corresponde en su vocación de servicio al bien común. Desde una democracia real y participativa nuestro país podrá superar las inequidades e injusticias que persisten en materias como la salud, la educación, el trabajo, la promoción de la familia y la situación de los pueblos originarios. Sólo desde una cultura cívica que respeta la vida humana y la dignidad de las personas se puede avanzar en la construcción de un Chile más justo y fraterno” (Testigos alegres y convincentes de Cristo Resucitado, nov. 2012, n.º 4).

La última Carta Pastoral de los obispos menciona algunos asuntos de debate público que interesan a la sociedad chilena, como “la acogida a los migrantes, la protección de todos los que son más vulnerables, la situación en las cárceles, la lucha contra la discriminación, la defensa y promoción de los derechos humanos, el combate a la deshumanizante drogadicción, las necesarias reformas a la educación, y en general los problemas que atañen a la vida social y política” (Carta Pastoral Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile, sept. 2012, n.º VI). Por lo mismo, de acuerdo al Portavoz, “los católicos no podemos sustraernos de nuestra responsabilidad de tener una participación activa en estos temas gravitantes”.

Fuente: Prensa CECh

Más Iglesia Arquidiocesana