Pastoral de Migrantes potencia su trabajo

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 6 noviembre, 2014

Con el objetivo de mejorar lo realizado hasta la fecha y sumar nuevos apoyos en el acompañamiento a los hermanos de otras nacionalidades, la pastoral de migrantes de la Iglesia de Concepción incluyó en su mesa de trabajo a nuevos voluntarios.

Así lo indicó don Alfonso Vera, miembro del equipo de esta pastoral, quien destacó que en el segundo semestre de 2014, “pretendemos echar las redes para encontrarnos con hermanos que están insertos en la sociedad pero ocultos todavía. Por ello queremos impulsar talleres de psicología para favorecer el acercamiento y abordar algunos temas específicos como por ejemplo el Síndrome de Ulises, y de asesoría jurídica para orientar temas laborales o ayudar en problemas con la justicia que tienen algunos hermanos”.

El último encuentro se realizó en la casa del Centro de Atención al Migrante, espacio dispuesto especialmente para este fin por la Congregación Religiosas de María Inmaculada. En esa ocasión se sumó formalmente un grupo de profesionales voluntarios de distintas disciplinas, para apoyar el trabajo de orientación legal y psicosocial. El objetivo que en adelante motiva este equipo es llegar a las comunidades que justamente necesitan del servicio que ofrece la pastoral de migración, como también de la información general en temas vitales, como por ejemplo regularizar la situación de permanencia en el país cuando existen problemas migratorios.

Alfonso Vera destaca que “la idea de potenciar la Pastoral de Migración surge ante la necesidad de mejorar nuestra gestión interna, porque si bien es cierto estamos caminando, nuestra reflexión siempre es a evaluar cómo lo estamos haciendo, para llegar a más gente y especialmente que nuestro servicio sea conocido por una amplia base social. Esto es lo que nos motiva, y por lo cual se han incorporado varios profesionales que encuentran positivo el mensaje y acuden al llamado”.

Respecto de los acuerdos alcanzados, Vera destacó la elaboración de talleres jurídicos y psicológicos, aplicables primero al equipo de voluntariado que trabaja con migrantes y de otras pastorales que deseen participar; la visita a los consulados y a los medios de comunicación regionales, ambas medidas con la finalidad de difundir la existencia de la casa del Centro de Atención al Migrante y el servicio que brinda esta pastoral específica. También se destacó la alianza con algunas organizaciones sociales como los Traperos de Emaús de Chiguayante, que han colaborado en la acogida de ciudadanos extranjeros cuya situación es delicada.

Este proceso de reflexión busca analizar la manera en que se ha impulsado el apoyo a los migrantes, y cómo se puede mejorar el servicio fortaleciendo algunas áreas donde falta desarrollo, irradiando la esperanza de lo que significa este trabajo de la Iglesia Católica a través de la Vicaría de Pastoral Social y de instituciones como el Instituto Católico de Migración.

 

Larry Henríquez Bravo – Periodista

Unidad de Comunicaciones

Vicaría de Pastoral Social

Más Iglesia Arquidiocesana