Pbro. Claudio Placencia asumió en Santuario San Sebastián

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 25 febrero, 2019

“Esto es un regalo de Dios” dijo con mucho entusiasmo y alegría, el presbítero Claudio Placencia Cisternas, tras tomar posesión de la parroquia y santuario San Sebastián de Yumbel, el domingo 24 de febrero, ante una comunidad feliz que repletó el templo y la presencia de monseñor Fernando Chomali y numerosos sacerdotes, entre ellos, el padre Bernardo Álvarez, quien deja el santuario para estudiar en la Pontifica Universidad Católica, en Santiago, para profundizar sus conocimientos, en el ámbito de la espiritualidad.

“Es poder descubrir cómo Dios quiere esto y poder acompañar al pueblo de Dios, en este santuario. Ha sido una hermosa celebración junto a la comunidad y fieles de otras comunidades y de la comunidad Inmaculada Concepción de Santa Juana, que ha querido acompañarme, después de diez años de haberla acompañado”, comentó, en medio de abrazos y saludos cariñosos de muchas personas que se le acercaron para despedirse.

“La providencia de Dios lo ha querido así. Es realmente un desafío muy grande. Este santuario es  un espacio de fe muy grande, en torno a lo que es la devoción de San Sebastián. Este es un camino de fe que a uno, como pastor, se le confía este rebaño, para poder  ser fiel a lo que Dios nos pide”, añadió.

Reconoció que el santuario es importante para la Iglesia. “Aquí, hay dos festividades en el año y también se  ha ido prolongando a lo que es la Semana Santa. Hasta aquí llegan peregrinos de todo el país y de otros países. Es un lugar de fe en el encuentro tan personal con Jesucristo, a través de san Sebastián”, enfatizó.

La misión pastoral a desarrollar por el padre Claudio comprende la jurisdicción de la  parroquia San Sebastián de Yumbel, la parroquia  San José de Tomeco y parroquia San Luis Gonzaga de Rere, además de la administración parroquial de Santa Filomena de Cabrero.

El padre Claudio lleva 17 años de sacerdote y su labor pastoral comenzó en la parroquia Dulce Nombre de María de Ñipas, donde permaneció un año para continuar posteriormente en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Cañete. Más tarde, pasó como vicario parroquial en el santuario de  San Sebastián Yumbel, donde estuvo seis años y concluir, durante diez años en la parroquia Inmaculada Concepción, en Santa Juana. Desde ahora, asume como párroco y rector del santuario, en Yumbel.

El domingo 24, en un día de agradable temperatura y ante la presencia de numerosas personas, se celebró la eucaristía presidida por Monseñor Chomali, quien en su homilía dijo, en parte que “el sacerdocio es una vocación que nace en las familias ; si rezamos todos los días por las vocaciones, habrá vocaciones y tener más sacerdotes al servicio de la comunidad; también rezar por los diáconos, que se necesitan y también rezar por los matrimonios que hacen falta. Una comunidad viva que reza, que se ayuda mutuamente, que da testimonio”.

Monseñor agradeció especialmente el gran servicio realizado por el padre Bernardo Álvarez, durante su permanencia en el santuario. Pero, además, llamó a cuidar al padre Claudio, quien toma la administración. “Al padre Claudio se le cuida como quien cuida a un hermano, ayúdenle, colaboren. Es muy importante ver al sacerdote como un hermano, que tiene un carisma que lo pone al servicio del pueblo de Dios, para dar a conocer al Señor Jesucristo”, precisó.

 

 

Más Iglesia Arquidiocesana