Programa Albergues de Invierno culminó su servicio a las personas en situación de calle

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 16 octubre, 2012

El viernes 12 de octubre fue el último día de funcionamiento del programa albergues de invierno “Rostros de Cristo”, implementado por la Pastoral Social Caritas del Arzobispado de la Santísima Concepción a través de la Fundación Social Novo Millennio con el aporte del Ministerio de Desarrollo Social.

Esta iniciativa permitió prestar un servicio afectivo y efectivo a personas en situación de calle durante los meses más fríos del año, en las comunas de Concepción, Talcahuano Cañete y Curanilahue. Además, constituyó una positiva instancia para la acción de grupos de voluntarios que se organizaron para servir y atender a los usuarios.

Uno de los albergues estuvo ubicado en la población Gaete de Talcahuano, en dependencias de la parroquia Cristo Salvador. En promedio, atendió con cena cada día a 37 personas provenientes de los sectores Libertad, Gaete, Hualpén y centro de Talcahuano. De ellas, 23 también alojaban en el lugar.

Valentina Vergara Concha, trabajadora social de la Pastoral Social Caritas que acompañó el funcionamiento de esta instancia de servicio, valoró positivamente el trabajo realizado. “Fue relevante la gestión de voluntariado, la experiencia de los agentes pastorales de la parroquia en la atención y conocimiento de las personas que atendían, el manejo de situaciones conflictivas, el reconocimiento y validación del albergue en la comunidad, con una identidad muy fuerte porque nació ahí y fue mantenido tres años en forma exclusiva por la parroquia”. La profesional también indicó el aporte del Ministerio de Desarrollo Social, orientado a mejorar las condiciones del servicio y estándares de calidad, lo que permitió por ejemplo pasar del uso de colchonetas en los primeros años a literas en la actualidad.

Por su parte, Fredy Sánchez Barra, animador de la comunidad de la parroquia Cristo Salvador  junto a su esposa la señora Rosalina Chacano, comentó que este año fue uno de los mejores. “Los albergados tuvieron de todo. Años anteriores hubo necesidades de alimentación, camas, frazadas, y en esta ocasión gracias a Dios superamos esos inconvenientes. Los voluntarios se portaron muy bien, y entregaron su corazón en lo que hicieron. Vinieron de diferentes partes de Talcahuano, por ejemplo de las parroquias Santa Cecilia, y Todos Los Santos, comunidades parroquiales, familias, grupos de amigos, empresas (Sodimac), colegios (Espíritu Santo, Inmaculada Concepción, Liceo La Asunción, Liceo Comercial), y mucha gente que cumplió una labor muy digna como lo fue atender a quienes más lo necesitan”.

El cierre formal del programa Albergues de Invierno “Rostros de Cristo” se realizó con dos Eucaristías celebradas en la parroquia Cristo Salvador, presidida por el padre Miguel Almeida, y Comunidad la Purísima de la Parroquia San Francisco de Asís de Lorenzo Arenas, a cargo de sacerdote Luis Alberto Nahuelanca. También se reconoció el aporte de los voluntarios, a quienes se agradeció el servicio prestado.

Larry Henríquez Bravo – Periodista / Área de Pastoral Social Caritas

Más Iglesia Arquidiocesana