Pueblo de Penco rindió masivo homenaje a su patrona la Virgen del Carmen

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 18 noviembre, 2012

Con gritos ¡Viva la Virgen del Carmen! ¡Viva la patrona de Chile!, el pueblo de Penco se volcó a las calles nuevamente, el domingo 18 de noviembre, cumpliendo con una larga y viva tradición de fe, en que la ciudad entera es adornada y embanderada.

La celebración de esta popular festividad se inicia con la Novena en  honor a la Virgen, en la parroquia Nuestra Señora del Carmen y en las 15 comunidades eclesiales de base. Todo termina con una gran manifestación, en que toda la comunidad se organiza y sale a la procesión que se inicia en la parroquia y concluye después de recorrer 23 cuadras.

El itinerario parte en calle O´Higgins y sigue por las Canchas, Maitenes, Maipú, Cruz, Robles, Alcázar, Cochrane, Infante, Bulnes, Bueras para retornar al frontis del templo.  El recorrido se inicia con un fuerte tañir de campanas que anuncia la salida de la imagen, que es transportada  y escoltada por un grupo de varones que son los cargadores del anda. La imagen ha sido especialmente adornada con un hermoso arco elaborado con miles de flores.

Un animador pide saludar a la Virgen con los pañuelos blancos que la multitud agita en las calles y veredas que copan las inmediaciones de la parroquia. La procesión comienza con los grupos que anteceden a la Virgen: la cruz alta, los acólitos, grupos de catequesis, jóvenes de la Confirmación, ENE,  socias del Sagrado Corazón, Pastoral de la Salud,  Rosa Mística (grupo de oración), banda del pueblo, hombres católicos, socias de El Carmen, reservistas del Ejército y sacerdotes. Más atrás vendrán las comunidades y otros grupos.

La columna es inmensa. La procesión se inicia cuando la banda toca el Himno Nacional. A medida que avanza, se van sumando las comunidades con sus carros alegóricos, los clubes de huasos y los carretones. La llegada al templo se registra cerca de hora y media después.

Durante la procesión, los fieles rezan el rosario, cantan y expresan todo su aprecio  a la Virgen, pese al intenso calor. La mayoría usa sombreros, quitasoles o calman la sed con agua y helados.

El párroco, R.P. Julio Maulén,  expresa que  “para nosotros el gran significado de esta fiesta es que la Virgen es nuestra madre y Jesucristo nos la dejó a todos. Ella ruega e intercede por nuestras necesidades, es nuestra gran abogada y para Penco, como nuestra advocación Nuestra Señora del Carmen, ella proteja y acompaña a este pueblo desde sus orígenes”.

Indicó que Penco fue el lugar donde por primera vez se veneró la imagen de la Virgen el Carmen como Patrona de nuestra Patria. “Es sin duda un gran privilegio”, añadió.

Todos los años la parroquia se llena durante la Novena de la Virgen y en los 15 sectores de la comunidad hay muchas personas que expresan su fe a Dios a través de la Virgen del Carmen. “No disminuye la devoción, porque en el corazón de la gente está el amor a la Virgen y se manifiesta en esta fecha masivamente”, dijo el párroco,  comentando además que  pese la gran indiferencia y secularización  de las cosas, “en el corazón del hombre y la mujer está el gran cariño a la Virgen; pueden pasar muchas cosas, pero el cariño  a la madre permanece firme”.

El R. P. Juan Aguirre  expresó que “aquí en Penco el cariño y devoción a la Virgen es muy grande. Esta es una tradición de viene de muchos años, desde que don Manuel Bulnes, en el siglo XIX,   quiso dedicar una parroquia a Nuestra Señora del Carmen  y desde entonces esta procesión es la manifestación de la fe más profunda del pueblo al Señor y a su madre, la Virgen”.

Más Iglesia Arquidiocesana