Pueblo de Penco se volcó a las calles en honor a la Virgen del Carmen

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 14 noviembre, 2011

Las principales calles de Penco volvieron a ser escenario de la devoción a la Virgen del Carmen, cuando miles de personas participaron en la procesión a la patrona de Chile.

La comunidad entera, incluyendo a sus autoridades locales, se volcó a las calles para sumarse a esta fiesta mariana, que todos los años se celebra, en esta fecha, y que se convierte en una de las celebraciones en honor a la Virgen del Carmen más masiva de la Arquidiócesis de Concepción.  

El padre Julio Maulén, párroco de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Penco, así lo confirma y señala que las 16 comunidades eclesiales se preparan y se movilizan para celebrar la procesión, que se realiza desde hace muchos años. 

Refiriéndose a la procesión el padre Maulén dijo que “para nosotros es una gran alegría, especialmente en este último tiempo con tantas situaciones adversas para la Iglesia, pero esta fiesta en Penco  sigue con mucha fuerza, con la gracia de Dios, que está actuando en el corazón de cada hombre”. 

Luego de la Novena en honor a la Virgen todo el pueblo se prepara con carros alegóricos para salir a la calle. Se suman los clubes de huasos de toda la zona y los carretones con sus familias.

La fiesta comienza en el frontis de la parroquia, desde donde sale la imagen bellamente adornada y es llevada por varios hombres devotos; preceden a la Virgen, el orfeón de Penco,  que anima el peregrinar y el grupo de damas de café,  que por generaciones han estado presente.  

“Esta es una muestra que frente a las adversidades, la Iglesia está viva. La gente no se  queda con los problemas, sino que busca la trascendencia  y mantiene su fe en Dios y en la Iglesia a través de estos signos,  que son muy importante en nuestra vida diaria”,  subrayó el padre Maulén, quien participa en la peregrinación junto a sacerdotes de su parroquia y de parroquias vecinas. . 

Con esta manifestación a la Virgen del Carmen,  se constata que el pueblo chileno es también un “pueblo mariano”. “Así lo vemos y ojalá no se pierda esta tradición en Penco, ya que en los orígenes de la ciudad de Concepción se veneró la primera imagen, que hoy se guarda en la parroquia de los padres agustinos; en Penco también se creó la primera cofradía de la virgen”, comentó. 

El padre Maulén resaltó que los devotos a la Virgen no solo son adultos, sino muchos jóvenes y niños quienes la acompañan en la procesión para agradecerle con cariño. De esta manera, la procesión, que parece interminable, sigue su paso lento por las calles de la ciudad.

   

Más Iglesia Arquidiocesana