Pueblo de Yumbel acogió con esperanza a la Virgen de Fátima

Más Iglesia Arquidiocesana

Publicado el: 5 noviembre, 2019

La oración, el canto y los pañuelos blancos inundaron las calles de Yumbel, para recibir a la Virgen de Fátima que llegó proveniente desde la diócesis de Los Ángeles, en su largo peregrinar por todo el país.

En un agradable y cálido atardecer del lunes 4 de noviembre, centenares de personas se reunieron en el hito de lo que fue la primera  capilla ermita de San Sebastián, en 1633, para esperar la imagen que sería trasladada desde la parroquia de Laja a Yumbel, ingreso para peregrinar por la arquidiócesis de Concepción. Fue el espacio en que los asistentes expresaron a viva voz ¡paz para Chile!

En esta espera, monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción, animó el ambiente con el rezo del rosario y momentos de oración, para que termine la violencia en el país y vuelva la paz y tranquilidad y se atiendan las demandas de la población.

Acompañados por la banda de guerra “Alonso Sotomayor” del pueblo, se inició una caminata, por calles de Yumbel, hacia el templo del santuario, donde continuó la espera hasta el arribo de la imagen, que transportada en camioneta y custodiada por el   vicario general de la diócesis, presbítero Pedro Gómez y el párroco y rector del santuario, presbítero Claudio Placencia. Apenas apareció el vehículo con la Virgen, irrumpió espontáneamente la banda, los ¡vivas! y los pañuelos blancos con la imagen estampada, que siguió con un animado esquinazo a cargo del conjunto folklórico Bellavista.

Al interior del templo, centenares de personas la recibieron no sólo con pañuelos, sino con celulares, en un inquieto deseo de captar la histórica visita de la Virgen. La imagen, traída desde Portugal, estuvo cubierta por una estructura transparente, donde al término de la Misa, quedó expuesta hasta la medianoche y en la mañana, llevada a Concepción, para recorrer varios lugares hasta el 18 de noviembre.

“No es casualidad que la Virgen María, bajo la advocación de la Virgen de Fátima, haya llegado, en este momento a nuestro país, porque nos está diciendo que es la ausencia de Dios lo que nos ha llevado a lo que estamos viviendo”, afirmó monseñor Chomali durante la celebración de la eucaristía, agradeciendo a la  Misión Fátima por el esfuerzo, a la diócesis de Los Ángeles y a quienes han trabajado para lograr esta peregrinación.

Fue en este contexto, en que el Arzobispo resaltó que “el gran patrimonio de Chile es la fe. Chile Es un país creyente y será la fe la que nos sacará adelante, en estos difíciles momentos”.

Monseñor señaló que “apenas supimos de la venida de la Virgen de Fátima, pensamos que debiera partir por el santuario san Sebastián de Yumbel, que es un lugar santo, donde tantas personas, año tras año,  vienen a dar gracias a Dios por los dones recibidos. ¡Gracias Virgen María! porque tú nos das ánimo y eres un gran modelo a seguir. Necesitamos convertir a Chile, como en las bodas de Caná, en un país sin violencia; violencia que se vive en tantos pobres y adultos mayores que viven mal , con pensiones miserables y violencia de aquellos que piensan que con violencia se resuelven los problemas, pero la violencia lo único que hace es traer más violencia.  La Virgen nos trae un mensaje de paz y de esperanza”.

Más Iglesia Arquidiocesana